envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Paula Alí, una actriz completa

Según la destacada artista, “uno nace con condiciones, y el talento hace lo demás”
Paula Alí

Paula Alí

En una mañana primaveral y casi veraniega, el equipo de En Vivo llegó a la casa de la actriz Paula Alí para deleitarse con una conversación amena y divertida, como es ella, en una terraza repleta de bellas plantas ornamentales.

No necesitamos plantearle muchas preguntas, pues Paula es una narradora nata.

Contó primero que siempre quiso ser actriz, pero en las familias de antaño, y sobre todo, como dice ella, “del campo” (es oriunda de Candelaria, actualmente territorio de la provincia Artemisa) ese tema no podía tocarse.

Ya joven conoció a Nidia Osorio, la modelo de los cigarros Visant, muy populares en aquella época, y la invitó a venir para La Habana a probar suerte en lo que le gustaba.

Comenzó en CMQ, como modelo y extra en el famoso banco verde, donde esperaban para ser llamados por algún director que los necesitara, y allí se dio a conocer.

En los primeros años de instaurado el gobierno revolucionario, Paula se presenta en el teatro Martí, en la obra de teatro Dios te salve comisario, que tuvo gran éxito y estuvo dirigida por ese grande de la actuación que fue Edwin Fernández. En ese escenario Paula actuó durante tres años.

Luego, en 1879 se va a participar en la Zafra de los Diez Millones, como la mayoría de los cubanos en aquel momento. Integró una brigada de artistas y allí conoció a Alicia Bustamante, otra grande del teatro y demás medios de la actuación.

Destaca Paula que con su gracia y talento, después de la zafra, pasa a trabajar en Teatro Estudio, bajo la dirección de Raquel Revuelta, en ese grupo también fue dirigida por otros excelentes profesionales de la escena como Armando Suárez del Villar y Berta Martínez, de quien asegura que aprendió mucho de lo que sabe de actuación. Con ella protagonizó los grandes clásicos del teatro  como “La casa de Bernarda Alba”, “Don Gil de las calzas verdes”, y otras.

Entabla una excelente relación con un joven escritor que ya comenzaba a destacarse en el teatro, Héctor Quintero, y con él hizo obras que han pasado a ser clásicos cubanos: “El premio flaco”, “La última carta de la baraja” y “Algo muy serio”, un monólogo de Darío Fo, adaptado por Héctor Quintero.

Asimismo protagonizó, también de Quintero “Te sigo esperando” y otras que fueron éxitos de taquilla por largos meses. En el teatro Mella, siempre lleno, Paula compartió el rol protagónico con esa actriz fuera de serie que es Corina Mestre. A cargo de la música estaba Amaury Pérez Vidal. En Teatro Estudio  Paula permaneció 30 años.

En la década de 1980 comienza a trabajar en la televisión; lo primero que hizo fue el humorístico Conflictos, escrito por Enrique Núñez Rodríguez. El programa enseguida ganó la aceptación del público. Actuaban jóvenes como Isabel Santos, Luis Alberto García  y otros.

Este programa se desarrollaba en un juzgado, destaca Paula que se divertían mucho. Sus actuaciones eran preferidas por todo el público televidente, como ocurrió con la telenovela El año que viene, escrita por Héctor Quintero, que gozó de la preferencia de los televidentes, por lo gracioso del tema y además porque tenía un elenco muy bien escogido por el escritor y director.

“El escritor escribe, pero el actor hace y recrea el personaje”, asegura Paula.

Ella, además, ha trabajado incansablemente en el cine. Con Titón hizo Cartas del parque y ya cuenta con más de 20 filmes, uno de los últimos en el que participó fue Ester en cualquier parte, donde compartió con actores y actrices como Reinaldo Miravalles. Enrique Molina, Daisy Granados, Alicia Bustamante. Con Juan Carlos Cremata hizo la cinta Nada.

Ama las tablas sobre todas las cosas. En el grupo de teatro El Público, con Carlos Díaz, hizo La Celestina, Así es y así os parece, y muchas más.

Le preguntamos por Punto G, ese estelar programa humorístico y nos relata que llegó a ese espacio por el escritor quien la consideró como la indicada para el personaje.

Paula nos cuenta que aunque tiene muchas cosas buenas en la vida como un nieto maravilloso. Para ella la vida es la actuación. Recuerda con cariño la obra El monólogo de la vagina, en la que se divirtió como quiso con las actrices que la acompañaron, Alina Rodríguez y Carmen Deisy.

Para concluir el diálogo con una mujer toda bondad, ética y frescura, ella misma se definió aseverando que: con 76 años y nacida en Candelaria, ama la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

10 − cinco =

| Newsphere por AF themes.