1 de febrero de 2023

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Progreso: Plaza Fuerte de la Cultura Cubana

Este 28 de noviembre se cumple el aniversario 69 de la salida al aire de la emisora Radio Progreso desde la nueva sede, esa mole azul que contemplamos en Infanta y 25 en La Habana.
Radio Progreso

Radio Progreso

   Él, Domingo Fernández, no daba la impresión de alguien que se hubiera propuesto empeños relevantes, proyectos de altos vuelos.A principios de los años 1920 él era, sencillamente, propietario de un establecimiento de efectos eléctricos, nombrado El Progreso Cubano y sito en Monte 139, La Habana.

   Ah, pero llegó la noche del 15 de diciembre de 1929. Cuando Domingo, con cuatro cacharros y la asistencia de un ingeniero, lanza al éter la emisora CM-ZAF, con una paupérrima potencia de 100 watts.

   Inicialmente transmite música española, mexicana y argentina. En algunos espacios se canta en vivo. Pero la estación parecía haber nacido bajo buena estrella, como diría un astrólogo, de manera que se sucederían sus logros.

   Pronto está transmitiendo espacios dramatizados y un noticiero.Aumenta su potencia hasta un kilowatt y ya cuenta con un estudio capaz de acoger a cincuenta personas.

   A principios de los años 40 se traslada hacia el Centro Gallego. Se abrevia su nombre, y hasta hoy es Radio Progreso, La Onda de la Alegría.

   Tiene entonces como patrocinadores al sazonador El Potro, el café Pilón y los cigarrillos Partagás.

   Inaugura espacios que quienes peinamos canas aún conservamos en la memoria, como El Hombre de la Casa Prado y Héroes de la Justicia.

    La popularidad obliga a montar altavoces hacia la calle, donde se agrupan multitudes que provocan problemas de tránsito.

   La instalación de un equipo de 50 kilos y repetidores lleva a Progreso al rango de emisora de alcance nacional.

   El 28 de noviembre de 1953 es fecha digna de recordación: sale Progreso al aire desde la nueva sede, esa mole azul que contemplamos en Infanta y 25. Incluye el famoso Estudio Uno, con capacidad para 300 personas.

   Desde allí Radio Progreso, cuando dio la noticia de la fuga del odiado Fulgencio Batista, provocó que el pueblo se lanzara alborozado a las calles, celebrando la buena nueva.

            Un desfile de estrellas

   No resulta excesivo afirmar que casi todo lo de valor y brillo en nuestro mundo artístico ha tenido conexión con esta singular emisora.

   Por allí pasaron la maestría de conjuntos como la Sonora Matancera y la Orquesta Aragón.

  Y las voces de privilegio de las Hermanas Martí, Olga y Tony, Celina González, Barbarito Diez, el inolvidable Benny…

   Y definitivos maestros de nuestra música: Rodrigo Prats, Adolfo Guzmán. Mario Romeu…

   Y magos de la creación radial: Alberto Luberta, Julio Batista, Iván Pérez…

   Y actorazos de muchos quilates, como Idalberto Delgado, Juan Julio Alfonso, Aurora Basnuevo…

   Y locutores excepcionales, que hacen legión. (Baste con mencionar a Lilia Rosa López). (1)

         Una confesión, a modo de despedida

   Se ha puesto de moda una frase hecha, de la cual se abusa, refiriéndose en la prensa a un centro de trabajo: “Son como una gran familia”.

   Pero confieso que me resulta imprescindible ese cliché al hablar de Progreso, donde todo el mundo está presto a echar una mano para auxiliar al compañero, donde reinan la solidaridad total, la transparencia en el trato y la alegría desbordante.

   Por eso, cuando a este humilde redactor le piden su opinión sobre la emisora, grita a voz en cuello: “Yo, además de progresista… ¡soy progresero!”.

(1)Las omisiones saltarán a la vista. Pero es bien sabido cuan limitado es el espacio de un artículo periodístico.

error
fb-share-icon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 1 =

| ENVIVO por EDITORIAL DEL ICRT.
EnglishSpanish