envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Rosa Campos en la banda sonora de la niñez cubana

Las obras de la cantautora cienfueguera son ampliamente utilizadas en los medios cubanos

Rosa Campos, conocida como la Tía Rosa, constituye un paradigma en el panorama de la canción cubana para niños, aunque muchos no la conozcan.

Seguramente han tarareado más de una vez la canción “Amanecer feliz”, que invita a todos a cambiar la cara arrugada y sonreírle a la vida, pero tal vez pocos conozcan a su autora. 
 
Buena parte de los temas musicales más conocidos hoy por niños y adolescentes cubanos nacieron de la creatividad de esa cienfueguera que en 2017 está cumpliendo 60 años de vida y 35 de trayectoria artística.    
Hace dos décadas surgió en Cienfuegos su personaje la Tía Rosa, con el cual ha rescatado para los niños los más importantes géneros de la música cubana. En Vivo conversó en exclusiva con esta compositora, a quien está dedicada la Feria Internacional del Libro en la Perla del Sur.  
 
“Amanecer Feliz” no solo es el título de una de las canciones de Rosa Campos más difundidas en los medios de comunicación, sino que fue el nombre que llevó un programa de radio que hizo durante nueve años en la emisora de Cienfuegos en la década de 1990.     

Confiesa que esa es la única canción que ha compuesto a partir de un título. “Por lo general, hago la canción y luego le pongo el título. Fue como un pie forzado”, comenta en el Museo Nacional de Bellas Artes, minutos después de que decenas de padres e hijos la aplaudieron sinceramente y se tomaron fotos con ella.     

“Amanecer Feliz estuvo al aire durante nueve años y luego nació El Rincón de la Tía Rosa, programa en el que estuve 15 años como conductora y guionista”.

¿Qué enseñanzas le ha dejado la radio?     
La radio es una escuela. Digamos que es la base para uno proyectarse en el resto de las manifestaciones porque, por lo menos en mi caso, me exigió escribir y captar la atención del oyente en poco tiempo. Yo no solamente era una compositora, sino que tenía que cantar también las canciones y hacer música casi in situ porque ambientaba con mi guitarra. Para mí ha sido una escuela determinante. Trabajé 22 años para la radio como guionista. Fue el lugar donde termino de formarme como artista.    

¿Cómo recepcionan los cubanos sus canciones?    
Estoy muy asombrada de la cantidad de personas que me siguen porque soy una artista poco publicitada. Se escuchan las canciones, pero no se sabe quién es la autora. Me ven y no saben quién soy yo. Soy la más desconocida de las compositoras de música infantil, y una de las más queridas, ¡qué contradicción!
Yo me he mantenido en el anonimato durante muchos años. Es curioso porque como mi primer apellido es Campos, me confunden con Marta Campos. Las personas se preguntan: ¿Marta Campos trabaja para niños?́  Mucha gente piensa que “Amanecer Feliz” era de Yeny, y que la canción “Maní” es de Haila. He tenido que convivir con todo eso. No es que ellas han querido apropiarse de mis canciones, no es eso, sino que a la hora de anunciarlas dicen que la canción es de otra persona. Todo ha conspirado en contra. Creo que es hora, nunca es tarde, para aclarar todo este enredo que forma parte de mi obra musical.

¿Cuál es la canción que más trabajo le ha costado gestar?
La gestación de todas ha sido complicada. “Rocío” fue mi primera hija. Adoro esa canción porque ella fue la que dijo:  ̀vamos, sigué. Cuando las personas la escuchaban no podían creer que hubiera hecho su letra y música. Fue ella la que abrió en mí ese misterio de hacer canciones.
    
Una de las que más quiero es “Amanecer Feliz”, hecha en circunstancias adversas, en pleno período especial, en aras de vivir. A todas les tengo mucho cariño, incluidas “Chivirico” y “Maní”. Esas son las más conocidas, otras son más sentidas.
    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro + 19 =

| Newsphere por AF themes.