envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Rosita Fornés, sin adiós definitivo

Al cumplirse un año de su desaparición física, este 10 de junio, recordamos el éxito la vedette de Cuba en los grandes escenarios.
Rosita Fornés

Rosita Fornés

En fecha reciente, en ocasión del certamen Cubadisco 2021, fue galardonada la serie Siempre La Fornés, por la valiosa labor de investigación sobre la vida y obra de quien será recordada como la “vedette de Cuba”.

Al cumplirse un año de su desaparición física, este 10 de junio, fue justamente la televisión el medio que dejó estampada su última imagen, al transmitir en vivo, parte de sus honras fúnebres realizadas en el Teatro Martí de la capital cubana.

Fundadora de este medio de comunicación, recibió en el 2003 el Premio Nacional de Televisión. En la pequeña pantalla de Cuba y de México dio a conocer al mundo sus distintas facetas como actriz, cantante y la bailarina. Rosita ganó la admiración del público en espacios humorísticos, dramáticos y musicales. En estos últimos, su impronta quedó tanto en los de corte lírico como en los de probado acento popular.

La versatilidad y el carisma de Rosa le hacían romper esquemas, su don de gente y aptitud para la comedia en el cine es bien recordado por miles de cubanos. La vimos brillar en el filme Se permuta, pero desde mucho antes ya había demostrado su talento, igual para la comedia, en la compañía de Mario Martínez Casado.

Junto al actor Armando Bianchi, su compañero de vida, inauguró en Cuba las transmisiones del Canal 2 con el programa Mi esposo favorito. La fama de ambos fue tal que en 1953 la pareja fue seleccionada como Miss y Míster Televisión.

De igual modo, su desempeño en los espacios musicales de gran rating, El Casino de la Alegría, Jueves de Partagás, Desfile de la Alegría y Cita con Rosita son muestras palpables de su gran entrega al medio.

Gracias a Cita con Rosita, un espacio dirigido por Joaquín M. Condal, el público cubano tuvo el placer de disfrutarla en su amplia gama de posibilidades histriónicas. Hablamos del último programa habitual de Rosita en la televisión cubana, aunque nunca dejó de estar en el recuerdo de la gente. ¿Cómo no rememorar aquella gala donde se le rindió homenaje en el Concurso de Composición e Interpretación Adolfo Guzmán (1982)? En un repleto Teatro Karl Marx, el maestro Germán Pinelli la presentó, cual si fuera la primera vez.

En la CMQ-Radio con su show La Corte Supema del Arte debutó a los 15 años. La vida permitió que otras emisoras como CMQ, COCO y RHC Azul se disputaran su presencia y más allá de nuestras fronteras, radioemisoras de México —su otra gran casa— y España disfrutaron de sus largas temporadas de trabajo y éxito.

Pensar en Rosita Fornés, aun en fecha de duelo, es colmarse de la energía que ella supo entregar en los escenarios. Su nombre asociado a otros grandes de la escena latinoamericana como Libertad Lamarque, Hugo del Carril, Bola de Nieve, Rita Montaner, Tin Tan, Benny Moré, entre otros tantos, se llena del brillo de los imprescindibles, sin decir un adiós definitivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seis + 7 =

| Newsphere por AF themes.