15 de abril de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Sin límite para la música

Sin límite

Sin límite

Hay fenómenos televisivos que por una razón u otra demoran en ocupar el espacio que realmente les corresponde. Ese ha sido el caso de un programa que por varios años ha llevado a las pantallas lo mejor del quehacer de los músicos y las disqueras cubanas. Desde hace pocos meses los jueves en la noche son de Sin límite, un musical informativo que estuvo demasiado tiempo relegado al horario de la tarde, sin tener el alcance mediático que realmente merecía.

Desde siempre, el empaque visual de Sin límite, la elaboración de sus guiones y el ritmo interno del programa nos hablaba de un show de nuevo tipo, un espacio para romper estructuras formales y discursar de temas medulares en la música popular y tradicional cubana actual.

Sobre los caminos de la industria del disco en Cuba, los mayores exponentes nacionales de nuestra música autóctona y la evolución del mercado musical, hemos aprendido un poco en estos años de creado el programa; conocimientos que quizás sean acrecentados ahora, que cuenta con un mejor posicionamiento de día y horario.

Bajo la dirección de Hisandra Maury, el musical ostenta un acabado visual muy contemporáneo; fotografía, edición y diseño de sonido aportan frescura al proyecto; lo alejan de la manera anquilosada y desabrida de hacer musicales en nuestra televisión. Pero la retroalimentación con los músicos y los especialistas invitados es lo que le da verdadera vida a Sin límite, tales intervenciones hacen de cada edición del programa una experiencia única e irrepetible.

Apoyarse en materiales audiovisuales producidos por las disqueras cubanas es otro acierto del proyecto; solo de esta manera, el público televidente puede descubrir verdaderas joyas de la música insular, muchas veces opacada por ritmos foráneos u otras maneras de asumir la música en la Cuba de hoy.

La conducción desenfadada y natural de DJ Alex remarca esa intención de llegar a la mayor cantidad de público posible. El conductor es un hombre muy empapado de la industria musical, conoce la carrera de sus entrevistados y disfruta a plenitud de ese momento único de la entrevista.

La voz en off del programa está a cargo de un profesional de la locución, Lázaro Caballero, que, con su timbre cálido y apacible, acolchona las actualidades que en cuanto a música se viven en el “patio”.

La música cubana jamás tendrá límites. Siempre habrá géneros, corrientes estéticas y exponentes, que la pongan muy en alto; para que así sea, no deben faltar en nuestra televisión programas como Sin límite, que la lleven con su labor promocional más allá de las estrellas. 

error
fb-share-icon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cuatro =