envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Un Guzmán que regresa por más

Hasta el 20 de octubre se desarrolla el certamen de composición e interpretación musical con transmisiones cada domingo en la noche por Cubavisión

Es cierto que los días que corren resultan difíciles para la canción, porque son muchos los géneros y las combinaciones musicales que proliferan, no obstante la gente se sigue enamorando con ellas; los padres continúan enseñando temas de “su época” a los hijos, y a veces no se quieren “quedar atrás” con lo que escuchan estos. Todo eso  quiere decir que la canción prevalece en el gusto popular y que se haya retomado el Concurso Adolfo Guzmán es muestra de ello.

Decisiones aparte, han transcurrido las cinco primeras emisiones, un tanto “vitrinas” que han mostrado y calificado los 24 temas en competencia. Aunque no siempre de acuerdo con el gusto del televidente, algunas canciones están eliminadas y se inicia la segunda fase del certamen, donde en cada gala serán elegidas dos composiciones que pasarán a la final. Deberá entonces aparecer en los espectáculos que restan un jurado menos sutil y más incisivo que, sin perder de vista sus primeras consideraciones, busque la madurez interpretativa, en tanto los temas ya son conocidos.

¿Cuál es la canción que se busca? Me atrevería a decir que el jurado apuesta por una canción cubana que universalice sentimientos, experiencias comunes y que pueda ser recordada melódicamente. Y esa canción sí está en el concurso aunque de acuerdo con los constantes comentarios desde las redes sociales, el televidente extrañe algunas de aquellas obras de corte casi sinfónico que enorgullecieron a los seguidores del Guzmán en los años ochenta. Pero resulta que por estos días, a nivel global, se imponen otras expresiones musicales, aun cuando las emociones sean las mismas de antaño.

Como en todo regreso, el Concurso Adolfo Guzmán ha necesitado de una fórmula que para el televidente funcionara, no ha existido otra pretensión que llamar la atención ante un hecho cultural que había quedado en el recuerdo. Ahora, como propuesta televisiva, ofrece la oportunidad al creador de mostrar una obra que es valorada por un jurado poseedor de sólidos conocimientos y experiencias artísticas, que tiene el rigor que exige la canción. En tal sentido, Adalberto Álvarez reconoce: “estamos aquí porque la canción lo necesita, por tanto somos servidores de ella. La canción cubana es exigente, siempre lo fue, de ahí que tengamos que ser exigentes también a la hora de valorar a quienes la crean y la defienden”.

Además de ser la antitriona de las puestas en pantalla, la cantante Luna Manzanares ha cantado y bailado en el escenario del Teatro Astral.
Ivette Cepeda es una de las intérpretes invitadas a los espectáculos televisivos durante el concurso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 + trece =

| Newsphere por AF themes.