envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Una mujer afortunada de la radio cubana

Una dama del medio radial habla sobre sus experiencias en este medio cubano

La busqué en Radio Taíno, la emisora en la que ha trabajado durante dos décadas. Fui de oficina en oficina preguntando por Alba, pero nadie podía decirme nada. Todos me miraban como si yo hubiese estado confundida, como si allí ese nombre jamás se mencionara. Y en verdad, comprobé más tarde que ese nombre casi nunca se menciona.

-Espérate un momentico, tú estás buscando a Albita- dijo alguien, como si de momento, un destello de luz lo hubiese iluminado. Entonces, -después de la importantísima aclaración- todo el mundo pudo ayudarme; porque a Albita son pocos quienes no la conocen.

El diminutivo parece un detalle absurdo, pero ciertamente, no lo es. Aunque Alba es un nombre corto, poco común, casi inolvidable cuando uno lo aprende, a ella le sienta mejor el diminutivo. Le sienta mejor porque traspasa una dulzura perceptible al mirarla a los ojos y una delicadeza que salta al primer intercambio, así que Albita queda perfecto para su personalidad.

Su voz suave y trato gentil no escapan a la sorpresa de una visita inesperada. Sin saber siquiera que una periodista quiere echar a un lado ese fino velo que todos tendemos sobre la privacidad, se presta a escucharme con la certeza de quien accederá a contar una parte de su historia, por la sencilla razón de que siempre está dispuesta a servir.

“¿Una entrevista? ¿A mí? Pero yo no fui la única que recibió el premio” –la modestia es otra de sus cualidades que es casi imposible dejar de apreciar – “Si, la entrevista es para usted”, afirmé con ciertas ganas de reírme porque en estos tiempos modernos uno no encuentra, con mucha frecuencia, personas así, que irradian bondad y educación sin el menor esfuerzo.

¿Y la entrevista tiene que ser grabada?, ¿no puede ser por correo?, preguntó con el tono usual de quien prefiere el anonimato. Accedí, y ahí firmamos ese pacto invisible de entrevistado y entrevistador, que no se rompe hasta que el lector conozca, al menos una parte de una profesional cuyo trabajo le ha merecido, entre otros reconocimientos, el Sello Aniversario 90 de la Radio.

“Nací en la provincia de Ciego de Ávila, en el municipio de Chambas y llegué a La Habana en el año 1987 con parte de mi familia que decidió mudarse hacia la capital cubana”, explica.

En la Empresa Provincial de Productos Industriales de su tierra natal inició la vida laboral y posteriormente, al trasladarse hacia la capital, empezó a trabajar en el Instituto Cubano del Libro; tres años después llegó al mundo de la radio, en el cual se mantiene hasta hoy.

“En el 1990 comenzó en la Dirección de Recursos Humanos de la Radio Cubana, y en agosto de ese mismo año pasó al Departamento de Relaciones Públicas de la misma entidad”, explicó.

A partir de ahí, el camino fue muy largo. En mayo de 1994 se trasladó a la Dirección de Recursos Humanos de la emisora Radio Rebelde, y dos años más tarde ingresó en la Dirección de Programación de Radio Taíno. En septiembre del propio año 1996 comenzó en el Departamento de Producción de esta emisora.

“En el año1998 se desocupa una plaza en el Departamento. Comercial y el Director de la Radio Taino en ese entonces, Pedro Pérez, me propone ocuparla, en primera instancia, desempeñaría la función de la facturación y el cobro de todos los Clientes de la Emisora”, agrega.

Hoy, su trabajo como Especialista Comercial consiste en comercializar espacios radiales (entrevistas publicitarias y publirreportajes) para transmitir publicidad dentro de la programación de la emisora; así como la transmisión de programas remotos desde las entidades que lo soliciten, entre otras funciones.

Y, si tenemos en cuenta que Radio Taíno es la única emisora del país que trabaja con la publicidad y recauda fondos de ella, es fácil percatarse de la importancia del trabajo de Albita y del departamento al que pertenece.

“Me siento muy bien, muy a gusto con mi trabajo. He tenido la posibilidad de desempeñar varias funciones en la emisora y he  aprendido de los diferentes procesos de realización del producto radiofónico, todo ello me ha proporcionado una amplia experiencia, así como herramientas y conocimientos necesarios para poder desempeñar el trabajo que hago en la actualidad”, comenta.

Preguntar por el significado de un reconocimiento es, no solo algo manido por lo recurrente sino por  el riesgo de escuchar las mismas respuestas de siempre. Sin embargo, cuando se trata de lauros obtenidos en la radio las circunstancias cambian, porque en ese medio obtener un galardón implica que quien lo merezca, ostenta una serie de cualidades (profesionales y humanas) que no todo el mundo alcanza.

“El sello 90 Aniversario de la Radio me llenó de alegría y satisfacción por el reconocimiento a los años de labor en el medio, y significa un nuevo compromiso para seguir trabajando como hasta ahora.  Mis años de trabajo en el medio han sido una escuela, un aprendizaje constante, me siento muy afortunada por realizar la labor que me gusta”.  

Y de esta forma, le puso punto final a la parte de su historia que decidió compartir con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

nueve + dos =

| Newsphere por AF themes.