envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Una vida dedicada a la palabra

Breve reseña de la trayectoria artística de Orestes Martell Pérez, reconocido locutor cubano

Siempre en la radio lo escuchábamos, en comerciales y sobre todo en la narración de radionovelas. Su voz era inconfundible, como asevera Josefa Bracero en el libro Voces que se escuchan. Hoy lo tenemos frente a nosotros para conversar sobre su larga y fructífera trayectoria ante lo que pudiéramos llamar su arma de combate: el micrófono. Se sorprende cuando le decimos que vamos a entrevistarlo por su labor como locutor. Así de humilde es el locutor Orestes Martell Pérez.

Nos dice primero que nació en el municipio de Bauta, en la antigua provincia La Habana, y que ya tiene 76 años de edad. Luego se anima a repasar mentalmente momentos de su trayectoria vinculada a los medios de comunicación. Según rememora, en 1968 comienza a trabajar en el entonces denominado Instituto Cubano de Radiodifusión (ICR), en un departamento que llamaban Facilidades. Poco tiempo después, pasa a ser auxiliar de un estudio de televisión. Cuenta que un día estaba descasando y comienza a leer un periódico en voz alta. El coordinador que lo oye le dice que con esa voz podría llegar a ser locutor, que están haciendo unas pruebas para pasar un curso de locución y lo anima a presentarse a los exámenes. Con un poco de recelo, él lo hace y logra aprobar la prueba de aptitud, luego comienza el curso.

Menciona que tuvo como profesores a “las mejores voces que había en el país”. Se gradúa en 1970. A partir de ahí comienza a trabajar en Radio Progreso, labor que alternaba con las emisoras Radio Internacional y Radio Liberación. En esos momentos, también estudiaba la carrera de Historia del Arte en el curso para trabajadores que abrió la Universidad de La Habana, pues, acota Martell, “un locutor tiene que tener cultura”. Al mismo tiempo continúa trabajando en Radio Liberación.

Cuando se produce en el Instituto Cubano de Radio y Televisión (Icrt) la unificación de las emisoras Radio Liberación y Radio Rebelde, el 26 de marzo de 1984, Martell pasa a trabajar en la nueva Rebelde, que empezó a distinguirse por una línea editorial informativa, deportiva y musical, en este orden de prioridades, y que impuso un nuevo estilo para la Radio Cubana.

Luego del surgimiento de Radio Taíno, en noviembre de 1986, Martell es seleccionado para trabajar en dicha emisora. Recuerda que sus compañeros en esta aventura fueron Oneida Hernández y José Antonio Cepero Brito. Ese era un medio con características diferentes a los que él había conocido. Por eso, asegura, la experiencia de laborar en Taíno para él significó aprender en otra escuela.

Actualmente se encuentra trabajando en Radio Arte como narrador de novelas y realiza en Radio Ciudad de La Habana un programa titulado Brindis por lo nuestro. Asimismo, pertenece a la Cátedra de Locución del Centro de Estudios de la Radio y la Televisión, donde es profesor de Técnica de la locución, especialidad en la cual posee Martell la categoría docente.

Antes de terminar la entrevista, este hombre de los medios nos dice que se siente orgulloso de ser un mensajero de la palabra, y afirma: “el locutor debe tener fluidez, articulación y seguridad”.

Entre los varios reconocimientos que ha merecido a lo largo de su vida profesional, Orestes Martell posee la Condición Artista de Mérito del Icrt, la Distinción por la Cultura Nacional, el Micrófono de la Radio Cubana y la Condición Fundador de Radio Taíno, entre muchas otras.

Confiesa que el Icrt ha sido para él su segunda casa; y se siente muy orgulloso de haber escogido la profesión de locutor. Nos despedimos de este magnífico locutor con 52 años en el oficio y que desea estar mucho más tiempo todavía en los medios de comunicación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 − siete =

| Newsphere por AF themes.