envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Una vida para la técnica en la radio

Roberto González recibió el Premio al Mérito Técnico de la Radio por 30 años de experiencia

Recibir el premio al Mérito Técnico de la Radio por 30 años de experiencia profesional fue una sorpresa para Roberto González, antiguo técnico de Radio Reloj, la emisora de la hora y las noticias.

Cuando González  comenzó a trabajar en la radio, en el año 1976, todavía no era técnico, ya había terminado su Servicio Militar, y se incorpora a trabajar en el ICRT. “Fui técnico empírico, hasta que me gradué de ingeniero en telecomunicaciones en el año 1985, todo ese tiempo antes de graduarme me mantuve  como Jefe de grupo de Control remoto, con categoría de técnico”, aclara con desmedida modestia.

La profesión de técnico de radio no es tarea fácil, más si tu trabajo es único e irrepetible. Roberto era el técnico de Radio Reloj, una emisora completamente atípica que necesita de un cuidado su planta constante, pues es la única en Cuba que transmite 24 horas en vivo.

“Aunque trabajé en varias emisoras, tanto provinciales como nacionales, Radio Reloj significó una gran responsabilidad y una nueva experiencia, dada las propias características de la emisora, es única, con un estilo propio, no cuenta con realizadores de sonido y la atiende un solo técnico, el cual tiene que responder ante cualquier situación a cualquier hora del día, lo que nos obliga a tener un sentido de pertenencia  muy fuerte y una seriedad en el trabajo  mucho mayor, ya que el técnico a diferencia de otras emisoras está solo y aunque recibe una buena atención por parte de la Dirección de la radio, las decisiones en diferentes horarios tiene que tomarlas rápidamente y tratar de fallar lo menos posible”, confesó.

¿Qué ha significado el reconocimiento al Mérito Técnico de la Radio por sus 30 años de experiencia profesional?
“Creo que esa distinción la merecen muchos compañeros que dedicaron gran parte de su vida a esta especialidad. Para mí fue de mucha satisfacción, pues me hace pensar que lo que hice no fue malo y que todos los esfuerzos realizados no fueron en vano.
 
A los jóvenes que comienzan ahora les aconsejo estudiar mucho, ir avanzando diariamente junto a las nuevas tecnologías, escuchar a los más viejos y nutrirse de sus experiencias, amar su puesto de trabajo y verlo no como una obligación que hay que cumplir, si no como un placer que siento al ser parte de la radio cubana, que tanta historia tiene, tener un gran sentido de pertenencia, también oír a otros trabajadores, que aunque no sean técnicos nos comunican grandes conocimientos por sus experiencias. La radio transmite 24 horas y siempre tenemos que estar dispuestos para responder a cualquier hora del día”.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco + trece =

| Newsphere por AF themes.