envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Ventana Rebelde, un espacio para abrazar a la medicina cubana

Este 1 de mayo, el espacio transmitido por Radio Rebelde celebrará el Día Internacional de los Trabajadores con aquellas historias que marcan hoy la vida de los profesionales de la salud cubana en diferentes regiones del mundo
Jorge Luis Ríos García

Jorge Luis Ríos García

El sonido incesante de las cornetas, las consignas de compromiso con el trabajo, el zigzag de las banderas en el aire y el colorido de los carteles, matizan cada uno de los desfiles por el 1 de mayo en Cuba. La radio, como medio que vive y escucha cada instante de la vida cotidiana, describe minuto a minuto el movimiento y la energía de las plazas del país.

Sin embargo, hoy, cuando millones de cubanos no pueden salir a las calles a celebrar el Día Internacional de los Trabajadores por el aislamiento social que impone la pandemia de la COVID-19, la radio cubana no renuncia a su naturaleza de ofrecer compañía aún en las situaciones más difíciles.

Con la capacidad de llegar a los espacios más íntimos del hogar, el sonido, la palabra y los efectos sonoros de las emisoras de la Isla harán revivir, en la memoria de los oyentes, la experiencia de la llamada Fiesta del Proletariado.

Ventana Rebelde, una voz para enaltecer a los trabajadores de la salud en Cuba

Creado hace más de 20 años atrás, el espacio Ventana Rebelde desde un comienzo mostró la capacidad de la radio de establecer la más cercana conversación a pesar de la distancia geográfica. A finales de la década de los noventa, luego que el huracán Mitch desolara algunos países de Centroamérica, la propuesta emitida por Radio Rebelde permitiría el contacto con los colaboradores de la salud cubana, quienes ofrecían su ayuda en las zonas más azotadas por el ciclón tropical. Según el director del programa, Bruno Suárez Romero, muchos médicos y enfermeras estaban totalmente incomunicados por aquellos días.

“Un grupo de brigadas médicas cubanas asistían, en ese entonces, a países como Honduras, Guatemala, Belice y Nicaragua. Los profesionales de la salud de la Isla estaban en lugares muy intrincados donde tenían muy poca comunicación con sus familiares. La Internet era muy incipiente en aquel momento. No existían las bondades de una conexión wifi, pero, la radio por onda corta sí podía llegar a las zonas más apartadas”, apunta Suárez, fundador del espacio.

Nacida de una iniciativa del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, Ventana Rebelde partía de una fuerte tradición internacionalista, en la cual la Radio Cubana ya había extendido sus ondas hacia Angola y Etiopía. Para Bruno Suárez, el programa tenía como principal objetivo acompañar a los colaboradores de la salud cubana por muy distantes que estuvieran de la Isla. “El objetivo era que la radio pudiera llevar el mensaje de Cuba hacia el lugar donde ocurrían las misiones médicas, ofreciéndoles a los profesionales de la salud la posibilidad no solo de escuchar, sino también comunicarse con sus familiares”, señala el también encargado del diseño sonoro del espacio radial.

Con una duración en sus inicios de una hora, Ventana Rebelde contó desde sus inicios con la conducción de Carlos Rafael Jiménez, el arte de la locución de César Arredondo, la dirección informativa de Zenaida Costales y la dirección de emisión de Bruno Suárez.

El programa en tiempos de la COVID-19

Después de varios años sin salir al aire, el programa Ventana Rebelde regresa al éter para brindar sus micrófonos a las mujeres y hombres que integran la Brigada Médica Cubana Henry Reeves, cuyos esfuerzos destacan en la lucha contra la COVID-19 en diferentes partes del mundo.

Con una duración de media hora en la actualidad, cada lunes y viernes el espacio permite a los oyentes escuchar el abrazo nostálgico que ofrecen desde la distancia los colaboradores de la salud cubana a una hija, madre o hermana. Según la periodista y académica Zenaida Costales Pérez, una de las virtudes de Ventana Rebelde radica en la complicidad de la conversación social.

“El programa entra en la vida privada de los colaboradores de la salud cubana, quienes abren las puertas de su mundo familiar a los oyentes. La honorabilidad de un médico, el orgullo de una madre, la esperanza de una hija y el compromiso del regreso imprimen dolor y alegría a cada una de las emisiones del espacio radial”, asegura Costales, fundadora de Ventana Rebelde.

Con la coordinación constante de llamadas telefónicas, a través, de herramientas tecnológicas como WhatsApp, el programa transmitido de 12:30 a 1:00 p.m. permite experimentar sorpresa en el acto de la comunicación, a pesar de las múltiples vías existentes hoy para el contacto a distancia. De acuerdo con la Doctora en Ciencias de la Comunicación Zenaida Costales, las nuevas tecnologías no le han robado el encanto a la radio.

“Cuando hoy muchos de los médicos y enfermeras cuentan con dispositivos móviles y conexión a Internet para conversar en diferentes momentos del día con sus familiares, el contacto en vivo a través de la radio no deja de ser auténtico. Hay sorpresas compartidas al aire. Ellos ríen e incluso se les contrae la voz al conversar con una hija o madre mediante la magia del medio radial”, asevera Costales.

Con un nombre inspirado en la canción titulada “Como esperando abril”, del cantautor cubano Silvio Rodríguez, Ventana Rebelde, además de mantener dentro de su equipo a los profesionales Zenaida Costales y Bruno Suárez como fundadores del espacio, acoge al joven locutor Jorge Luis Ríos García y al realizador de sonido José Antonio González Rodríguez.

La emisión del 1 de mayo

En su emisión por el 1 de mayo, Ventana Rebelde establece contacto con trabajadores de la salud cubana presentes en naciones como China, Barbados, Honduras, Santa Lucía, Nicaragua e Italia. Durante una hora de transmisión, el espacio pretende recrear el ambiente donde ocurre cada una de las misiones.

“Si bien hoy partimos de la idea que nuestro hogar es la plaza, el programa extiende ese concepto al lugar donde ocurren las misiones médicas, como parte de la lucha contra la COVID-19. Por ejemplo, regiones como Lombardía, en Italia, constituyen hoy los espacios de marcha o desfile de cada uno de los médicos y enfermeras cubanos. Y ahí debemos estar junto con ellos”, afirma Zenaida Costales, quien cuenta con varias décadas de experiencia en el mundo radial.

Partidaria de la idea de Marshall MacLuhan de que “la radio afecta a la gente de una forma muy íntima, de tú a tú, y ofrece todo un mundo de comunicación silenciosa entre el escritor-locutor y el oyente”, Ventana Rebelde permite el Día Internacional de los Trabajadores sensibilizar aún más a los oyentes con la valiosa labor de salvar vidas.

“Ventana Rebelde es el pequeño aporte que podemos hacer los profesionales de la comunicación en este momento complejo que vive el mundo. Muchos escogen diferentes horarios para aplaudir al personal de la salud. Nosotros, más allá de participar en ese homenaje, también rendimos respeto a través del éter a nuestros médicos, técnicos y enfermeras”, señala Bruno Suárez, quien también es reconocido por su labor en la televisión cubana.

Con una transmisión especial de 12:00 m a 1:00 p.m., Ventana Rebelde constituye este 1 de mayo el espacio idóneo para transmitir un aplauso radial a quienes arriesgan su vida para salvar la de otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × uno =

| Newsphere por AF themes.