envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Alejandro Gil y su puesta en escena

Entrevista con el reconocido cineasta Alejandro Gil
Alejandro Gil

Alejandro Gil

Cuando Alejandro Gil llegó a la Fílmica de los Estudios Cinematográficos y de TV de las FAR con su boleta de ubicación laboral como periodista, no existía plaza para ejercer como tal. En su lugar estaba el taller audiovisual, que le abrió las puertas para entrar al mundo de la realización.

Esta reportera, en sus años de estudio en la FAMCA, ya escuchaba a sus compañeros hablar de Alejandro Gil. Tenía la sensación de conocerlo sin nunca haberlo visto. Y es que, ya por aquel entonces el exitoso realizador destacaba por sus condiciones humanas, entrega profesional y nivel de creación.

El comienzo de Alejandro fue como asistente de dirección con el equipo de Jorge Fuentes en un noticiero cinematográfico, después vendría la serie Algo más que soñar y su trabajo como corresponsal de guerra en Angola.

Su obra como director, entre otros empeños, se aprecia en documentales como Piensa en mí, Desde la ausencia, así como en filmes como Tema Heavy, además de varios programas para la televisión, entre ellos, el teleteatro La avería, el tele-cuento Corazón partido bajo otras circunstancias, junto conel teleplay Extravíos y algunos videoclips.

Con un trabajo ya consolidado en la tv cubana llega al cine.  Al respecto reconoce: “Cuando se acepta producir mi ópera prima dentro de la industria fue con filme La Pared. Se había hecho un llamado a profesionales fuera de la industria a que presentaran proyectos para cine”.

Después vendría La Emboscada y más tarde Inocencia, largometraje que estremeció narrando los conmovedores sucesos del fusilamiento de los ocho estudiantes de medicina, el 27 de noviembre de 1871.

Aplaudido por millones de espectadores, Alejandro Gil gana el Premio de la Popularidad en el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. Asimismo, obtuvo los premios otorgados por el Círculo de Cultura de la UPEC y el Cibervoto de la Fundación, también en la edición 40 del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, entre otros valiosos galardones.

Para Alejandro Gil detrás de cada logro existe un equipo técnico artístico y así lo confiesa: “El equipo es esencial, tus colaboradores de primera línea, a partir de coincidencias artísticas para saber la manera que pueden interpretar el reto estético y el probado sentido de pertenencia hacia la obra que se pretende construir”.

“Encontrar junto al actor el tono justo para la puesta en escena dentro de la psicológica de los personajes, es un proceso de gozo y satisfacción únicos e irrepetibles”, explica.

Últimos proyectos: un documental y un filme de ficción

Su último documental, Soberanía, encomendado por el ICAIC, aborda las historias de vida de grandes hombres y mujeres de la ciencia cubana, que en tiempos de pandemia dieron una luz de esperanza con los candidatos vacunales cubanos.

El cineasta también trabaja en su nuevo filme con guion de Amilcar Salatti y asesoría de Senel Paz, que tendrá las actuaciones de Verónica Lynn, Enrique Molina, Blanca Rosa Blanco, Manuel Oña, Jorgito Martínez y Armando Miguel Gómez.

Las subtramas del largometraje se desarrollan en un solo día, de ahí su título AM-PM. De acuerdo con este reconocido director, en una historia de amor se entretejen “la lealtad, la amistad y el sentido de esperanza, en la búsqueda de una compañía que te hace más llevadero el dolor”.

Parte de la música utilizada para la película es de Ñico Rojas y Martha Valdés, bajo la mirada creativa de Magda Rosa Galván y Juan Antonio Leyva. “Ellos tendrán una vez más a su cargo la música original del filme”, explica Gil.

“Encontrar la empatía visual ante las exigencias del texto y el descubrimiento que realizas buscando sensaciones que subyacen solapadas en las complejidades siempre presentes en las profundidades de las historias, es un acto de descubrimiento muy especial, mágico”, precisa el también periodista.

Entre los innumerables reconocimientos recibidos por este documentalista se encuentran la Distinción por la Cultura Nacional, la Réplica del Machete Máximo Gómez y la Condición de Artista de Mérito.

“El más emotivo de los Premios, sin lugar a dudas, fue el Premio del Público en el Festival de Cine de La Habana (2018) como el Premio Especial del Jurado en la misma edición. Mi primer Premio Caracol a través de mi primer documental, Piensa en mí, también ha tenido un significado muy especial”, recuerda.

Como gran creador ya sueña con nuevas propuestas cinematográficas que solo esperan de su tiempo para producirlas. Esperemos que estas logren materializarse para volver a convertirnos en el mejor espectador, de quien en este febrero celebró un año más de vida con plena madurez de su carrera artística.

Fotos: Juan Carlos Travieso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

15 − uno =

| Newsphere por AF themes.