envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Amparo Rivelles: fundadora de la televisión cubana y la mexicana

Esta actriz se destaca por su meritoria experiencia televisiva en Cuba, así como en la cinematografía y la TV mexicanas
Amparo Rivelles

La derrota de la República española por el fascismo de Francisco Franco, generó una importante oleada migratoria hacia numerosos países de América Latina, donde se enriqueció el universo educativo, cultural, simbólico, comunicativo, filosófico e ideológico de nuestras naciones. La naciente Industria Cultural de Las Américas propiciaba el flujo y la circulación de creadores e intérpretes diversos por los espectáculos teatrales y las producciones radiofónicas, cinematográficas y televisivas.

Desde entonces, Cuba y México compartieron actores, actrices, realizadores y músicos españoles; los cubanos y los argentinos. Nuestra radio (desde 1922) y la televisión (desde 1950) tuvieron el liderazgo regional y, aunque la cinematografía no se consolida hasta los años sesenta de ese siglo, existía una pujante coproducción fílmica con Estados Unidos y, sobre todo, con México.

Entre los actores ibéricos que dieron lustre al teatro, al espectáculo y a los escenarios mediáticos cubano y azteca, destacaron Adela Escartin, Antonio Palacios, María Valero y Amparo Rivelles. Sobre la trayectoria artística de esta última aparecen a continuación datos significativos.

En España, Amparo Rivelles hizo teatro (Fuenteovejuna y Angustias) y los filmes: La calle sin luz (de Rafael Gil, estrenada en 1948 y exhibida en México durante 1950); La reina de la Sierra Morena (producida en 1950, bajo la Dirección de Luis Lucia, a partir de la obra de Nuel y Antonio Machado de Cifesa, con las actuaciones de Jorge Mistral, Manuel Luna, Eduardo Fajardo, Mariano Asquerino) y Deliciosamente tontos (donde Amparo Rivelles trabaja junto a Alfredo Mayo).

Tras radicarse en el Distrito Federal, la actriz alterna un incesante periplo de ida y vuelta entre Cuba y de México. Durante 1957, en la nación azteca, participa en el largometraje La herida luminosa, en el cual comparte el protagónico con el argentino Arturo de Córdova.

De ese mismo año, existen referencias a la actuación de Rivelles en la radio cubana, pero lo más notorio fue su contratación por la productora audiovisual Escuela de Televisión, propiedad de Gaspar Pumarejo y Otto Sirgo, especializada en realizaciones de diversos géneros. Como artista de esta productora, por más de dos años Rivelles actúa en Teatro de las estrellas, Teatro Admiral y La comedia de los martes (espacio patrocinado por los productos lácteos Guarina). En estas propuestas se alternaban como actrices protagónicas, las estrellas del cine mexicano Marta Roth, Gloria Marín, Amparo Rivelles, María Elena Márquez y la cubana Carmen Montejo.

En el espacio Teatro Admiral (inaugurado el 4 de mayo de 1957), que transmitía el Canal 2 (Telemundo), los sábados de 8:30 a 10:00 p.m., Amparo interpretó adaptaciones de Caridad Bravo Adams, bajo la dirección artística de Otto Sirgo y la Producción y Dirección de H. Beltrán. En octubre de ese año la actriz debuta en la puesta en pantalla de la obra Atrévete Susana. El 2 de noviembre siguiente viaja expresamente a La Habana para actuar como pareja protagónica de Otto Sirgo1. Entre sus interpretaciones se encuentra Malvaloca, de los Hermanos Quintero, que tuvo en su elenco a Otto Sirgo, Raúl Selis, Berta Santos, Rosario Carmona, T. M. Rojas, José de San Antón, Martínez, Cremata y Estanillo. Otra de las obras protagonizadas por Rivelles fue La Papirusa, de Torrado y Navarro, con las actuaciones de Raúl Selis, José de San Antón, T. M. Rojas, Berta Santos, María Ofelia Díaz, Aida Suárez, Carlos Mas, Magalys Reyes y Severino Puentes. El domingo 17 siguiente la prensa habanera publica una mención otorgada por la crítica cubana a la actuación de Amparo en esa obra de teatro televisada.

También la actriz participó en la puesta de Morena Clara2, de Montero y Guillén, que incluyó en su elenco a Aida Rodríguez, Cremata, Carlos Mas, Magalys Reyes, Miguel Herrero y Severino Puentes.

Para la inauguración del programa La comedia del martes (martes, 9:00-9:30 p.m.), el 4 de junio de 1957, Amparo actúa en Conoce Ud. A su señora, obra escrita por Leandro Blanco y protagonizada por Otto Sirgo y María Brenes. Desde noviembre de 1957, Rivelles actúa junto a Otto Sirgo en Una débil mujer, también de la autoría de Leandro Blanco y con las interpretaciones de T. M. Rojas y Raúl Selis. El 1 de diciembre siguiente, la Rivelles y Raúl Selis recibieron mención por sus actuaciones, y el día 27 siguiente los resultados del survey en La Habana dieron a La comedia del martes el lugar 12 con 28.2 puntos de rating.

En distintos meses de 1958, la reconocida actriz sobresalió en ese espacio actuando en estas tres obras a lo largo del mes de enero: Cuidado con los amigos, Te juro que me las pagan, así como Tú y yo somos iguales (Con Berta Santos y T. M. Rojas). En febrero, comparte escena con Otto Sirgo, Rogelio Palacios, Casanova, Severino, A. Martínez y José de San Antón en Hijo de mi vida, además de las puestas tituladas La defensa se defiende y Su alteza la sirvienta. El 2 de marzo de 1958, el Diario de La Marina publica una mención de la crítica a la actuación de Carmen Montejo y de Amparo Rivelles en La comedia del martes.

Esta meritoria experiencia televisiva en Cuba, la proyecta en la televisión mexicana. En 1959, en el Canal 2 (luego TELEVISA). Rivelles debuta en la telenovela Pensión de mujeres. Comparte la actuación protagónica con su coterráneo Fernando Rey. Desde la segunda mitad de ese año –y por varios años– fue protagonista absoluta ganándose el título de Reina de las telenovelas de esa televisora. Por ejemplo , en 1960, junto a Ernesto Alonso (director y actor) actúa en varias de las primeras obras que catapultaron este género televisivo: Estafa de amor3, La niebla y La leona4. En años posteriores, Rivelles interviene en otras telenovelas como Doña Macabra, Sor Juana Inés de La Cruz y La mujer dorada (1963), La tormenta (1967) y La hiena (1973). Con Pasiones encendidas, en 1979 culmina la participación de Rivelles en las telenovelas mexicanas, cerrando magistralmente una larga trayectoria en el audiovisual iberoamericano.

 

Notas:

1 Además de uno de los dueños de esta productora, Otto Sirgo era un excelente actor que alternaba la dirección artística de la mayoría de las obras difundidas en los espacios dramáticos habituales. Estaba casado con la mexicana Magda Haller, con quien compartió actuación en teatro, radio y TV. Su compañía teatral recorrió América Latina, por ejemplo, el 19 de octubre de 1951 inicia una temporada en el habanero Teatro Principal de la Comedia, junto a Gaspar de Santelices, Alicia Agramonte, Lolita Berrío y Alvarito Suárez.

2 Rol interpretado años atrás en el cine por la famosa Imperio Argentina.

3 Versión de la radionovela cubana escrita por Caridad Bravo Adams.

4 Historia de la mexicana Marissa Garrido, que funde los argumentos de los filmes La mujer sin alma y Mildred Pierce.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

uno × dos =

| Newsphere por AF themes.