envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Fidel, la Batalla de Ideas y la TV Cubana

El líder de la Revolución ha aprovechado el poder de la TV como agente de cambio social
la Batalla de Ideas y la TV Cubana

la Batalla de Ideas y la TV Cubana

Entre las trascendentales hazañas del líder de la Revolución Cubana sobresale el redimensionamiento del desarrollo victorioso de la Batalla de Ideas que anunciaba el Apóstol en 1895: “Pensar es prever, es fundar, es servir. Esta guerra que se nos hace es de pensamiento, ganémosla a pensamiento”.

Porque para Martí y Fidel el pueblo culto es el más libre, ambos han sabido irradiar sus más preciadas enseñanzas, a partir de trasmitir las divisas de una cultura política revolucionaria y antimperialista, en la cual sobresalen como elementos esenciales: el cultivo y la práctica del humanismo, la solidaridad, la ética y la dignidad, el pensamiento y la acción emancipadoras en aras de lograr mayor equidad y justicia en la sociedad cubana, además de contribuir a ello en otros países del mundo.

En la socialización de tales ideas, le sirvieron a Martí varias publicaciones impresas de su época. Luego, Fidel tuvo el privilegio de contar con un amplio sistema de comunicación pública, que él mismo supo modelar junto a los profesionales de la prensa y las artes en Cuba, desde los primeros años de la Revolución triunfante. Así devino en uno de los principales artífices de la prensa revolucionaria cubana.

Precisamente, siendo Primer Ministro de la República de Cuba en 1959, acude a diversas emisiones de radio y televisión para dirigirse al pueblo y, de ese modo, inicia su batalla de ideas, al tiempo que la prensa escrita lo acompaña en la ardua labor de socialización política que todavía hoy realiza.

Al conceptualizar el gran plan político de la nación a mediados de los años noventa, cuando los defensores del neoliberalismo pronosticaban el fin de la Revolución cubana y, con ella, de la esperanza emancipadora para muchos países, el Comandante en Jefe define que la Batalla de Ideas consistía en: sembrar ideas, argumentos, persuadir con la fuerza que estos suelen tener cuando son auténticos y verdaderos, crear conciencia sobre la posibilidad de producir -mediante la lucha, el compromiso y la mancomunidad de esfuerzos- un vuelco que permitiese a los sectores más esclarecidos comprender que era posible retomar el rumbo hacia mayores niveles de justicia, equidad y dignidad para las mayorías oprimidas.

Un triste suceso colocó esa Batalla de Ideas en el centro de la vida de los cubanos desde noviembre de 1999: el reclamo de la devolución del niño Elián González a su familia en Cuba, luego de que el pequeño de cinco años fuera sacado ilegalmente del país por su madre, quien murió ahogada intentando llegar en balsa a Estados Unidos.

En ese nuevo contexto de enfrentamiento político y mediático con el imperialismo norteamericano, surge el espacio informativo Mesa Redonda, cuya primera emisión tuvo lugar el 16 de diciembre de ese año, con el título: «¿En qué tiempo puede cambiarse la mente de un niño?». En ella participaron  psicólogos, psiquiatras y otros especialistas, que reflexionaron y debatieron ideas en torno a las consecuencias que tendría para la vida de Elián González el no regresar de inmediato a su patria.

Luego del gran desvelo y las acciones constantes del gobierno y el pueblo cubanos, el 29 de junio del 2000 Elián finalmente regresó a Cuba.

Tanto impactó la Mesa Redonda en la población, al analizar aspectos medulares de la realidad cubana e internacional, que devino programa habitual de Cubavisión, donde el propio Fidel comparecía frecuentemente para compartir sus análisis con especialistas y televidentes.

Desde ese espacio el líder profundizó en eventos muy difíciles para la patria cubana, en especial aquellos vinculados a la actividad subversiva contra el gobierno revolucionario que históricamente han financiado y preparado administraciones estadounidenses.

Por ejemplo, el 25 de abril de 2003, Fidel se refirió al “arresto de varias decenas de mercenarios que traicionan a su patria a cambio de privilegios y el dinero que reciben del gobierno de Estados Unidos, y la pena capital a delincuentes comunes que con una pistola y cinco armas blancas secuestraron una embarcación de pasajeros en la Bahía de La Habana, fueron consecuencia de una conspiración urdida por el gobierno de aquel país y la mafia terrorista de Miami”.1

Siempre atento a las emisiones de la Mesa Redonda, en diciembre de 2007, el entonces presidente cubano envía una carta al Coordinador General del espacio, Randy Alonso, a quien comentaba su emoción al ver, gracias a ese programa, “el extraordinario documental de la realizadora argentina Carolina Silvestre, en el que desmonta una por una las mentiras de la democracia y los derechos humanos del capitalismo desarrollado y globalizado”.2

Igualmente, Fidel confesaba en la misiva: “Considero las ideas el punto de partida de mi vida política”, y pedía transmitir en la emisión del día siguiente un material de su autoría titulado «La historia dirá quién tiene la razón».3

Sin dudas, la Mesa Redonda ha sido una plataforma muy efectiva para la transmisión de las ideas revolucionarias, y en particular del pensamiento de Fidel, cuyas reflexiones difunde sin falta el espacio, además de realzar muchos de los planteamientos expresados por este gran pensador y figura política a lo largo de su vida.

Por más de medio siglo, dentro de la estrategia y planes políticos del gobierno cubano, el líder de la Revolución ha favorecido sobre todo su participación directa en los proyectos culturales y de instrucción ciudadana.

Conocedor de la influencia efectiva de la televisión en la difusión de conocimientos, el modelaje de la conciencia humana, la formación de opiniones, la inclinación a determinadas conductas, en fin, el poder de la TV como agente socializador y de cambio social, Fidel acompañó el nacimiento del Canal Educativo, el 9 de mayo de 2002, y poco después del Educativo 2, que surge a partir de la preocupación del entonces presidente cubano por incrementar en calidad y cantidad la programación dirigida educar y orientar al pueblo.

Hoy, en medio de las celebraciones por el aniversario 90 de Fidel, la Televisión Cubana le rinde merecido homenaje a uno de sus más fieles televidentes y excepcional promotor. Varios documentales, reportajes, entrevistas y programas especiales muestran los nexos del genial revolucionario con la prensa televisiva, heredera y defensora del ideario martiano y fidelista.

Referencias:
1 Transcripción de la comparecencia especial del Presidente de la República de Cuba, Fidel Castro Ruz en la Mesa Redonda sobre los más recientes acontecimientos en nuestro país y el incremento de las acciones agresivas del gobierno de Estados Unidos contra nuestro pueblo. (25 de abril de 2003) Disponible en: http://www.minrex.gob.cu/es/comparecencia-especial-del-presidente-de-la-republica-de-cuba-fidel-castro-ruz-en-la-mesa-redonda
2 Carta del Presidente Fidel Castro Ruz a la Mesa Redonda. Disponible en: http://www.minrex.gob.cu/es/carta-del-presidente-fidel-castro-ruz-la-mesa-redonda
3 Ídem.

Nota: Visite el Portal de la TV Cubana (www.tvcubana.icrt.cu) para consultar el Boletín ComunicarTV 5 – 2016, dedicado especialmente al 90 cumpleaños de Fidel Castro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × cuatro =

| Newsphere por AF themes.