envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Grisel Oquendo exhibe sus grandes profesiones: madre y periodista

A propósito del Día de las Madres, entrevistamos a la periodista Grisel Oquendo, de Radio Cadena Habana por su dedicada labor en la emisora capitalina

La responsabilidad de la maternidad ha hecho de Grisel Oquendo una persona plenamente feliz: vivaracha, ocurrente, de refranes y dicharachos atesorados en casa y trasmitidos por la radio con un toque mayor de agudeza que ella le impone.

Grisel es de las personas a las que siempre se acude en busca de un consejo, una reflexión y también cuando se quiere compañía para un café. Al mismo tiempo es la periodista inquieta de cuanto sucede en el orden cultural, tanto en Cuba como en el mundo y lo refleja en una sección que atiende en la emisora Radio Cadena Habana.

Digo emisora y más bien debiera referirme a su segunda casa, porque según me cuenta, Grisel se inició en Radio Habana Cuba a finales del siglo XX, gracias a solicitud y propuesta de Oslaida Aguilera, “jefa de la redacción musical de la emisora por aquel entonces”, expresa.

En ese lugar que hizo suyo y donde labora con el compromiso de ser parte de un proyecto que pondera lo cubano, comenta: “Llegué a Radio Cadena Habana y a ella le agradezco que me haya abierto las puertas de la radio, que para mí es un mundo mágico, que da riendas sueltas a la imaginación, es un hechizo que atrapa a todo aquel que se adentra en él”.

La reportera con varios años de experiencia habla del ejercicio de la profesión en ese centro ubicado en el reparto Vedado capitalino y detrás de la esperada sonrisa franca y abierta, se observa a la periodista encargada de abordar temáticas culturales y cuyo desempeño le exige, por esa razón, gran movilidad.

Aún inmersa en situaciones, a veces complejas de tipo personal, la idea de “echar pa lante” tal y como lo hace, se armoniza con la profesional ama de casa, mujer trabajadora y madre que vence en cualquier faena por dedicada consejera.

Por cierto, su hijo Rafael Pérez Oquendo siguió sus pasos como periodista y aunque la genética y las vivencias de casa pueden haber hecho lo suyo, Grisel asegura conmovida: “En su decisión profesional y no incidí en lo absoluto, fue inclinación natural; de hecho, él venía de formación musical y pedagógica, por lo cual estuvo vinculado al arte, hasta que finalmente apostó por la comunicación”.

“Después del amor que prima, el resto se torna un poco más difícil, sobre todo cuando el hijo supera a la madre. Eso sí nunca me ha cegado el amor maternal sobre sus posibilidades reales, justo el amor es el que me hace poner los pies en la tierra y convertirme en su mayor crítica”, asegura.

Como cubana de pura cepa, Grisel Oquendo reconoce la felicidad de haber nacido en este país, donde ha podido alcanzar la plenitud personal y profesional, que se engrandece cuando se es madre.

Grisel Oquendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × uno =

| Newsphere por AF themes.