envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Los orígenes radiales de la resistencia cultural (Parte II)

La radio permitió de manera masiva descubrir múltiples disciplinas y expresiones culturales

La radiofonía, con su masividad e inmediatez, irrumpió en la privacidad hogareña generando un descomunal impacto comunicativo,  cultural y mercantil.

Por su naturaleza, la radio permitió que públicos masivos provenientes de amplios sectores sociales y segmentos poblacionales heterogéneos –entre ellos una gran masa analfabeta o iletrada- descubrieran múltiples disciplinas y expresiones culturales.

Los primeros espectáculos culturales radiales tuvieron lugar en escenarios externos, pero en los años treinta los estudios-teatros radiales instauraron la costumbre de asistir a las emisoras para presenciar espectáculos musicales o dramáticos.

Mucho antes que nuestras emisoras usaran como locaciones de sus espectáculos a los suntuosos teatros y escenarios públicos abiertos, se propulsaron la interpretación escénica y la interactividad física entre sus intérpretes y las audiencias.

La radio se apropió de los saberes y códigos dramatúrgicos-comunicativos de las Artes Escénicas, la Narrativa y la Música, fundiendo lo mediático con lo cultural y creando alianzas conceptuales-expresivas entre lo popular-clásico y lo foráneo universal con lo nacional–criollo.

Se incrementaron las interpretaciones artísticas, las adaptaciones literarias-teatrales, la literatura original del soporte diversificada en radioteatros, humorísticos, sátiras políticas, narraciones episódicas melodramáticas, románticas, folletinescas, los informativos y los musicales en tiempo real.

Ejemplos:
Durante 1930, en CMCU, Jorge García Sierra, presidente de la Institución de Estudios Socioculturales “Emilio”, dicta conferencias de psicología experimental.1

En ese mismo año CMW replica los del Conservatorio “Granados”. (Revista  Carteles. 28 de Diciembre de 1930).

A lo largo de 1932, mediante CMK, desde el Hotel Plaza, se emite La hora Radio escolar. Artistas e intelectuales, dirigidos por Osvaldo Valdés de la Paz, participan en la Escuela de verano. Así se emite la premiación del Concurso de la Escuela de pintura al aire libre -cien alumnos- de la Revista Carteles, patrocinado por Manantiales La Cotorra. 2

Por CMBZ, Radio Salas, se transmite La universidad del aire. Luego transitó a Radiodifusión O’Shea, entre 1949 y 1960 desde CMQ, a todo el continente. Las conferencias impresas se comercializaron.3

En octubre la CMK radió el concurso de interpretación de la cancionista típica cubana. Tuvo cuatro frecuencias semanales hasta el 30 de enero de 1933. La audiencia elige los intérpretes más populares mediante cupón publicado por Diario de la Marina. Entre los participantes están  los compositores Sindo Garay y Moisés Simons.4

Los días 11 y 12 de diciembre de 1934, el espacio La hora múltiple emitió la función 800. Por vez primera en Cuba, toda la Orquesta Filarmónica dirigida por Amadeo Roldán ante el micrófono, con música de Glazinoff, Tschaikowsky, Rimsky-Korsakoff; Granados, Falla, Ravel y del cubano Valero Valloe.5

Al crearse la Secretaría de Agricultura se difunde Radio Agrícola Nacional, cadena interprovincial reconocida en el Congreso de La Haya, en julio de 1937.6

En 1936 CMCY inaugura La hora cubana de la cultura popular.7

Entre 1935 y 1937 los concursos de talento artísticos captan intérpretes para las emisoras con el auspicio de firmas, anunciantes y publicistas.8

COCO y CMCF en 1937 transmiten las audiciones Emerson. Radio-escenario del Teatro Martí. Emite “La derrota de compay Gallo”, con Candita Quintana, Alicia Rico, Alberto Garrido y la Orquesta de Alfredo Brito.9

En el transcurso de 1937 la Secretaría de Estado organiza un programa semanal para difundir los valores culturales de las naciones de Las Américas.

Este “experimento cultural” e “instrumento eficaz para el ideal panamericano” se difundió por nuestras frecuencias nacionales e internacionales en las horas de su recepción en cada país.10

Ni la lógica comercial del modelo de radiodifusión ni los paradigmas del sistema de estrellas, el entretenimiento y el espectáculo impidieron nuestro ejercicio cultural en proyectos educativos, estrategias de interpretación o divulgación de manifestaciones culturales  e instrucción artística.

Aunque por muchas décadas se impuso la visión económica de la producción generada por la radiodifusión mercantil cubana, cuyo énfasis peyorativo ignoraba su valor cultural, el rescate de este patrimonio revela un reservorio invaluable de tradiciones y  prácticas comunicativas culturales cubanas e iberoamericanas.

Todas ellas, por su raigambre latina, se afianzaron en la memoria colectiva y en el imaginario popular del continente.

Notas y referencias:
1 Carteles. 10 de agosto de 1930.
2 Carteles. 7 de febrero y 26 de junio de 1932.
3 Bohemia. 25 de diciembre de 1932.
4 Bohemia. 2 de octubre de 1932.
5 Bohemia. 21 de octubre de 1934.
6 Carteles. 16 de junio de 1935 y Avance. 27 de julio de 1937. A lo informativo noticioso se unen eventos deportivos, temas patrios y mensajes utilitarios específicos.
7 Carteles. 12 de febrero de 1936.
8 Comenzaron en 1935, con La hora de aficionados. Carteles. 1 de febrero y 1 de diciembre de 1935.
Su paradigma fue La corte suprema del arte, que CMQ Radio estrena en los estudios el primero de diciembre de 1937 y luego extiende al Teatro Nacional -Hoy Gran Teatro Alicia Alonso- el más importante de la nación. Desencadenó un movimiento artístico de aficionados a escala nacional.
9 Diario de la Marina. 13 de febrero 1937.
10 Avance. 8 de julio de 1937.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × 4 =

| Newsphere por AF themes.