envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Programas costumbristas: críticas contra gobiernos de la seudorrepública

En la radio y TV de la década del 50 varios espacios atacaron al régimen de Fulgencio Batista

Hubo un ecléctico y muy exitoso programa de Radio Progreso, del cual hizo una versión homóloga la televisión en CMQ. Pensaron llamarlo con una de las dos expresiones popularizadas por el actor Carlos Moctezuma (Mr. Televisión 1958): ¡Anota Flora! O ¡Pita Camión! Pero ya el compositor musical Gustavo Gaínza Martínez había reservado en el Registro de Propiedad Intelectual el título de ¡Anota Flora! para una guaracha, y Walfrido Guerra Navarro había inscrito como mambo-montuno ¡Pita Camión!(1).

De manera que los Mestre tuvieron que buscar otro nombre para el nuevo programa, y eligieron: Mi suegra y yo. Tenía un carácter costumbrista de actualidad. Moctezuma asumió el popular personaje de Ñico Rutina, al cual la Orquesta Aragón dedicó un tema. El reconocido actor introducía morcillas con expresiones de doble sentido contra el régimen batistiano.

Aprovechando un momento sin censura, el semanario humorístico Zig-Zag publicó un dibujo en su portada con motivo de la caída de la dictadura militar en Venezuela, donde se representaba al pueblo dándole una patada al general Marcos Jiménez  y diciendo: ¡Anota Flora! (2)

Otro espacio costumbrista surge a principios de 1958, en sustitución de Me embarcaste sirope, los jueves a las ocho de la noche. El director fue José Antonio Caíñas Sierra con excelentes guiones de Marcos Behmaras. Eran los albores del mítico Detrás de la fachada.

Se distinguía en ese espacio María Manuela Cal Fariñas (Mimí Cal, premio especial CARTV) en la original función de narradora-animadora (invisible) con la eficaz contrapartida de José Antonio Cepero Brito y un buen elenco que reunió aTeté Blanco, Lupe Suárez y otros actores.

No fue un programa humorístico más. Concebido como una crónica satírica de situaciones doméstico-cotidianas, donde frecuentemente se criticaba al vecino sin ver los defectos propios. Dejaba subliminalmente mensajes éticos, cívicos y de urbanidad, contribuían a la reflexión y a mejorar las costumbres, mientras hacía reír.

Muy en esta cuerda vernácula del momento, los programas Mi familia y Frente a la calle habían llegado a ubicarse entre los 15 estelares de mayor rating. Es cierto que el primero fue decayendo según los surveys. Pero Frente a la calle, aunque tuvo fluctuaciones, recuperó escaños hasta ocupar el puesto 19 en el chequeo del verano de 1958. No obstante, los decisores en la CMQ, en coordinación con los patrocinadores, decidieron sacarlos del aire. ¿Por qué?

Frente a la calle, con guion del autor humorista Alberto González (premio CARTV) se había hecho notar ante los censores también por las improvisaciones en este caso del autor Tito Hernández (3).

Para evitar problemas, los Mestre sustituyeron el programa por Estampas callejeras. Tenía la misma concepción y cuadro de actores, excepto a Tito, quien fue reemplazado en el protagónico por Pipo de Armas. Aparentemente el espacio adoptó una comicidad ortodoxa inobjetable, sin visos políticos.
Sin embargo, ahora una actriz, desde un ingenuo papel –mientras avanzaban las columnas invasoras rebeldes– hacía recurrentemente esta exclamación: “¡Y lo que falta!”.

Pumarejo y las transmisiones desde Varadero
Cuando los espacios costumbristas y espectáculos artísticos televisivos parecían haber puesto definitivamente la balanza del lado de los Mestre, Gaspar Pumarejo logra una sensacional programación del 13 al 19 de julio desde Varadero.

Escuela de Televisión S. A., con todo su personal técnico y artístico, se montó en un transporte. Pumarejo les dijo que iban por siete días a una aventura en la playa más linda del mundo para trabajar y vacacionar. Desde allí harían la programación habitual pero con las cámaras al aire libre, semejante a la experiencia del Canal 12.

No era la primera vez que Telemundo transmitía desde Varadero o provincias –recordemos la experiencia de Espinet Borges en Televisa Publicidad– pero sí con carácter permanente. El ingeniero Barquín transmitió por microwave las imágenes a la planta de Telemundo en Coliseo, de esta a la torre del edificio matriz de la Ambar Motors en La Habana, que la difundió a todas las ciudades de la cadena nacional.

Se supo que la señal llegó con claridad hasta Miami. Casi a tiempo completo la programación de una empresa televisiva era descentralizada de La Habana con éxito.

Artísticamente la figura central en aquellas jornadas de televisión en Varadero fue Lucho Gatica, cuyo solo anuncio en las carteleras iba a garantizar la más alta sintonía en Telemundo. Sumémosle a esto la presencia de valores femeninos tan gustados como la bolerista matancera Blanca Rosa Gil, además de Xiomara Alfaro, las Hermanas Lago, la pianista Zenaida Romeu y aquella muchacha que dio a conocer desde las pantallas de Unión Radio Televisión, sin que otros medios la promovieran como merecía: Luisa María Hernández “La India de Oriente”. (4)

A favor de la programación musical de Escuela de Televisión apuntamos no solo la inclusión de Xiomara Alfaro (negra) o la India de Oriente. También el caso de Olga Rivero (negra). Durante una entrevista esta última señaló cómo fue marginada en los shows televisivos y, en especial, por las empresas de los Mestre. Pumarejo le abrió sus puertas y se le pudo ver por Telemundo.

Aquella experiencia en Varadero se insertaba en el proyecto de El Show de las provincias, una propuesta del  bloque de programas de Escuela de Televisión.

Gaspar Pumarejo trató de dar continuidad a la loable experiencia de Heriberto Espinet Borges y Francisco Ordóñez con Televisa Publicidad en 1956, cuando se organizaron espectáculos televisivos en provincias cubanas, con talentos locales incluidos aficionados y refuerzos profesionales de primer nivel donde también participaron invitados extranjeros como Pepe Marco y Gregorio Barrios.

De la ciudad o pueblo homenajeado ofrecían su historia, entrevistas a personalidades del lugar, mostraban platos típicos, tradiciones y otros elementos culturales identitarios. Tuvo una frecuencia a la semana, los jueves, en principio fue matutino, de 10 y 30 a 12 del mediodía, y luego a las 9 y 30 de la noche. (5)

Le auxiliaban en la preparación del programa personalidades del medio como Hugo del Cañal y Cardet García. El animador principal de El show de las provincias era el propio Pumarejo, junto a uno de los mejores cronistas del medio, fogueado ya en las lides de la televisión: Francisco Pita Rodríguez (Pacopé).

El programa variado Pumarejo y sus amigos, los martes a las 9 y 30 de la noche, había sorprendido desde sus comienzos por la espontaneidad. Ese año fue galardonado por la CARTV precisamente en una clasificación hecha solo para premiarlos informal.

Gaspar reabría también trofeos como el mejor animador. Aquí aunque existía un diseño de lo que se pensaba hacer, muchos de los detalles se iban resolviendo  -o no- sobre la marcha. Y el televidente pedía apreciar la sorpresa sobre todo entre los artistas extranjeros, como el cantante Luis Pérez Mesa con el Río México, el norteamericano Napoleón Reed o Pablito del Río, quienes no conocían la dinámica del programa.  

Notas y referencias:
(1) Roberto Faz y su conjunto, el Casino, Senén Suárez y su combo, la Aragón y la Orquesta Revé hicieron combinaciones o las incluyeron por separado en sus repertorios.
(2) Ese ¡Anota Flora! En el argot popular del momento se traducía como: ¡Batista, ahora te toca a ti! Véase: “Anota Flora”, Bohemia, 30 marzo de 1958, pp. 56 – 57.
(3) Los censores designados por el gobierno, al revisar los guiones, no hallaban las imágenes comprometedoras, por lo que se le atribuía individualmente la responsabilidad por la morcilla al actor Tito Hernández y fue reparado.
(4) Luisa María Hernández hizo sus primeros discos acompañada por el trío La Rosa, luego la propia Panart le grabó otros temas melódicos, en singles también, con el respaldo de los tercetos de Luisito Pla y Nacional.
(5) Al parecer el programa no fue sustentable por no contar con el aporte necesario en el patrocinio de anunciantes, le sustituyó Buffet del hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 + doce =

| Newsphere por AF themes.