envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Treinta y seis años con De la Gran Escena

¿Qué podemos pedir para el nuevo año? Pues que siga acompañándonos De la Gran Escena.

José Ramón Artigas

La perseverancia del Premio Nacional de Televisión José Ramón Artigas no tiene límites. A contracorriente de cualquier obstáculo, su fanatismo por el arte persiste y no hay dolencias personales que le impidan asistir a la grabación de un programa que tanto ha contribuido a educar, informar y regalar buen gusto, al mostrar los mejores exponentes de las disímiles manifestaciones artísticas relacionadas con la música, actualmente presentados por Maylín Abad y Mauricio Lomonte.

De la Gran Escena ha calado tan hondo en el habla popular que integra dichos del gracejo criollo y hasta el narrador deportivo Rodolfo García lo ha utilizado para definir una buena jugada beisbolera.

El guionista Tomás Alfonso, quien comenzó como asesor del espacio en 1985, rememora cómo se enamoró del proyecto de inmediato. Recuerda a Orlando Quiroga, escritor fundador que inicialmente imprimió el estilo, más culto y reservado solamente a manifestaciones como el ballet, la ópera, la zarzuela y el teatro musical, abriéndose paulatinamente a otros géneros hasta lograr el balance de sus propuestas.

¿Qué opción televisiva sino es esta, nos hace transitar de Verdi a Ivette Cepeda, de Patti LaBelle a la música ranchera, de forma natural?

Alfonso reconoce su aporte personal a la creación del segmento dedicado a las artes plásticas. Al igual que Artigas rechaza los vocablos especializados y las obras de mayor densidad, procurando atraer al más amplio espectro de televidentes. Director y escritor mencionan la inestimable colaboración de María Caridad Caballero, quien comenzó en el equipo como editora y que urga incansablemente en las redes, buscando materiales audiovisuales novedosos, secundada por la también asistente, Yadel Peláez.

Si por un momento Artigas dudara sobre la permanencia de este programa después de 36 años, el público lo exhortaría a continuar. El cubano no se cohibe para expresar en plena calle su agradecimiento a lo que Eusebio Leal definiría como: “un programa que significó el necesario refinamiento que tiene que existir en la vida cultural y en la sociedad misma”.

Resulta un regalo semanal descubrir una figura a la que solo conocíamos de oídas, así como la obra de un artista de la plástica o apreciar las magníficas escenografías de las más famosas óperas.

El fallecido Historiador de la Ciudad de La Habana caló de manera tan profunda en José Ramón Artigas, que el experimentado realizador siempre lo menciona con admiración y afecto entrañable.

Por ello y porque la capital lo merece, De la Gran Escena dedicará una edición al género musical Habanera, en diferentes formas creativas con motivo del 502 aniversario de la fundación de la antigua Villa de San Cristóbal de la Habana. Prepara también el homenaje a Alicia Alonso para honrar su nacimiento, presentando algunas de las fotografías del artista Ariel Cecilio Lemus, ganador del Concurso Internacional de Fotografía Alicia Alonso en la categoría “Serie documental” y nos invita a despedir el año revisando las figuras extranjeras de significación que han actuado en nuestro país.

El éxito del espacio ha perdurado gracias a simultanear con inteligente selectividad, la actualización de sus contenidos y presentar lo más valioso del arte musical de otros tiempos, tal y como fue resumido en los dos programas de aniversario presentados este noviembre.

¿Qué podemos pedir para el nuevo año? Pues que siga acompañándonos De la Gran Escena.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 − 13 =

| Newsphere por AF themes.