sáb. Sep 26th, 2020

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

¡Me enteré por la radio!


Entre académicos y profesionales se acrecienta una preocupación perenne: la inmediatez de la Radio.

Por Dailyn Ruano Martínez

 

De una voz a otra corrió aquella tarde la noticia. Todas reafirmaban la veracidad de aquel hecho porque “lo habían escuchado en la Radio”. Y a un lado quedaron las objeciones, los comentarios, las diversas reacciones que una noticia X puede ocasionar en la sociedad cuando, a todas luces, pareciera haber concluido la transmisión del mensaje.world_radio

Entre tanto, las cuentas estaban claras. No cabía espacio para la duda porque ese medio increíble que es la Radio proporcionaba credibilidad e inmediatez.

Así quedó registrado en mi memoria infantil un suceso que en el barrio donde vivía causó conmoción entre los vecinos. No importa ahora cuál era la noticia, sino lo que representaba la Radio para aquel grupo de personas resueltas a mantenerse informadas por esa vía.

Como un afluente manojo de recuerdos, acuden también los de aquellos días en los que mi padre despertaba al ritmo de la vida con Radio Rebelde y su gigante informativo de las mañanas, Haciendo Radio, o con el matutino de Radio Reloj, un hábito que heredé para toda la vida.

Y es que esa magia de proyectar imágenes de los sucesos de última hora a través de palabras y sonidos se instaló por mucho tiempo en la preferencia de miles de cubanos.

Sin embargo, un grupo de interrogantes se anticipan en la actualidad ante el análisis sobre la supervivencia de la Radio ante el alcance de la Televisión y las facilidades de Internet.

La inmediatez, uno de los ingredientes indispensables de la fórmula salvadora de la Radio constituye una de las preocupantes de los profesionales que para ella trabajamos.

 

Desde la experiencia de la práctica…

El periodismo y los loables esfuerzos de sus actores principales por trasmitir cuanto antes la noticia, resultan indispensables en las rutinas productivas de quienes hacemos Radio todos los días.

No pocos éxitos ha cosechado en su profesión la periodista Angélica Paredes López, una mujer que disfruta y entrega toda su sabia diaria a ese medio al que ha dedicado intensamente 17 años de su vida.

“Sin inmediatez, la Radio languidece”, asegura Angélica. No existen madrugadas, ni noches seguras en casa porque el deber llama a cualquier hora, incluso siendo madre de un hijo pequeño y con un montón de labores hogareñas como complemento.

Más de 15 años Radio Progreso y ahora Radio Rebelde descubren a esta excelente periodista apostando por la trasmisión inmediata de las informaciones, sin importar las presiones de un noticiero ya en el aire.rhc-5

“Es el medio más eficaz y de mayor alcance para que la noticia llegue primero a cualquier lugar. En tiempos de globalización de la información y de cada vez más sofisticadas tecnologías, la Radio continúa sobreviviendo porque sigue defendiendo su derecho a ser inmediata, lo cual no quiere decir que sea superficial, ni ingenua, sino todo lo contrario. Desde su inmediatez, la Radio continúa siendo más polémica, crítica, reflexiva, instructiva y atractiva para la inmensa mayoría de sus oyentes.”

La experimentada reportera sostiene que cuando comencemos a dejar la noticia de este minuto para el minuto siguiente, la Radio morirá como medio de comunicación. Esa es una verdad tan cierta como inmenso el desafío de quienes ejercen el periodismo radial.

Estamos conscientes de que en muchas de nuestras redacciones periodísticas habita el acomodamiento que supone la transmisión tardía de los acontecimientos, como consecuencia de la falta de responsabilidad de los implicados.

Los espacios informativos tienen sus horarios, el público los conoce y cuando apuesta por ellos es porque siente conformidad con la veracidad y la inmediatez de lo que escuchan. Entonces, ¿por qué hay que dejar para mañana lo que los oyentes deben saber hoy? Esa es una pregunta que debe hacerse ante todo el periodista y actuar en consecuencia.

“El reto está en lo cotidiano”, afirma Angélica Paredes. “En saber seleccionar la fuente, lograr ser objetivos, veraces, creíbles, informar con celeridad, pero sin perder la profundidad y la esencia de los temas. Ser directos, comunicar y nunca subestimar la inteligencia de nuestros oyentes. El oyente tiene derecho a recibir una información  veraz, imparcial, a tiempo y completa.”

“Una  de las debilidades que tiene la Radio hoy, es la falta de preparación y superación  sistemática en la utilización de los recursos del medio y de las nuevas técnicas periodísticas. La Radio debe ser cada día más inmediata y tocar la médula de los intereses de la comunidad con argumentos creíbles.”

Entre otros factores, inciden en la inmediatez de la Radio, además de la premura con que el periodista concluya el reporte, las condiciones de trabajo, disponibilidad de grabadores y editores, y no menos importante el papel de los decisores, o sea el consentimiento de los directores de espacios informativos y de aquellos que velan por el cumplimiento de la política informativa.

Para nadie es un secreto: hoy no se explotan al máximo las posibilidades que el medio radial ofrece. Coincide Angélica con que en ocasiones el propio profesional adormece la información, otras veces está limitado por la política editorial del medio en cuestión y, otras, las condiciones técnicas del lugar impiden que se aproveche esa característica esencial del periodismo radial: su virtud de informar primero.

“En mi experiencia personal, la política informativa ha influido en distintas circunstancias, pero con temas muy puntuales relacionados con alta política del país. Desde mi punto de vista, la inmediatez en el medio radial la mayoría de las veces se detiene en las redacciones, directivos de programas que andan con tibieza o burocracia, sin tener conciencia del impacto del medio para informar con rapidez.”

“Y dejo para el final, lo que a mi juicio es hoy la piedra angular de este medio de comunicación: falta profesionalidad en quienes ejercen el periodismo radial, quienes no comprenden que la prensa escrita es para razonar con reposo y dejar plasmado un mensaje eficaz, que la Televisión es el binomio perfecto de imagen y sonido, pero la Radio tiene la capacidad absoluta e incuestionable de ser inmediata para ser creíble.”

Desde la riqueza de la teoría…

Para muchos recién graduados de la carrera de Periodismo y reorientados hacia la profesión, llegar a la redacción de cualquier emisora presupone un abrupto choque con respecto a los presupuestos aprehendidos en la academia.

El debate entre gestores de las teorías en materia de Comunicación y los profesionales que la ejercen, suscita una amplia polémica. Así lo ha sentido otra de las apasionadas del mundo del éter y que hoy se entrega al arte de trasmitir experiencias a las nuevas generaciones: Zenaida Costales.

Muchos fueron los desvelos de esta mujer en Radio Rebelde. La defensa de la inmediatez y la credibilidad debe ser un matrimonio eterno para nuestra radio.

Coincide Zenaida con el profesor de la Universidad de Navarra, España, Ángel Faus, cuando dijo que “Los tiempos han cambiado. El inmovilismo comunicacional en una sociedad dinámica se paga con la exclusión.”

“Los tiempos vuelan con la inmediatez, por tanto necesitamos revisar nuestra política informativa, que trasciende en muchos casos a Radio Rebelde, para ubicarnos en el plano del periodismo contemporáneo revolucionario y combativo. Estamos subutilizados y  podemos hacer mucho más.”

La también profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad de la Habana opina que la Radio en Cuba y su programación informativa, han hecho gala de su inmediatez, de lo contrario no hubiera podido sobrevivir, pero ha llegado el momento de repensar lo que hacemos.

El ahora es todo porque a lo mejor, dicen algunos, el  mañana no existe. Entre la vorágine de trabajo que genera una emisora diaria, desde esas noventa y tantas que se expanden hoy por cada uno de los rincones del archipiélago cubano, urge una parada en el camino para analizar por qué no se aprovechan hoy todas las potencialidades de la inmediatez en ese medio dentro de nuestro país.

La Doctora en Ciencias de la Comunicación se adhiere al pensamiento de quienes aseguran que, con Internet, la Radio ha dejado de ser un medio efímero: las cadenas pueden colgar sus contenidos y la gente escucharlos. La Red de redes ha creado en el mundo una Radio a la carta, el oyente elige cuándo quiere escuchar y dónde.

Ese constituye otro de los eslabones que promueven el debate: la aparición y constante renovación de las nuevas tecnologías.ipod-nano

“Para mi el medio digital es un buen compañero de la Radio tradicional. Pero, ojo, hoy ya se cuestiona si nos están arrebatando la inmediatez y si ya la gente no se entera de la noticia  a través de la Radio; se desata una fuerte batalla  frente al teléfono, las redes sociales, los computadores e Internet. Debemos entrar en ese mundo para que la inmediatez nos siga perteneciendo, aunque nos falte un gran trecho, ahí están los ejemplos de nuestras páginas Web, aún con nuestras limitaciones.”

Miguel Ángel Tortello, en El renacer de la radio se gestará en Internet, considera que la aparición de las funciones de Internet aplicadas a la Radio no implica la muerte de la inmediatez de este medio. Pero sí significa la aparición de nuevos formatos en la programación diaria de las estaciones.

“Estas no sólo tendrán que realizar programas musicales o de noticias para escucharse a una hora determinada, sino que estos programas podrán ser escuchados en cualquier momento cuando el usuario lo desee. Las emisoras de radio que funcionan a través de Internet tendrán que ir dando respuesta a todas esas solicitudes de nuevos usuarios que, a medida que avanza el tiempo, tal vez sean más exigentes en sus demandas y en la rapidez y calidad de la programación.”

Los teóricos del tema en la actualidad reconocen que el oyente contemporáneo no es hoy un ente pasivo a la espera de contenidos informativos, musicales y de entretenimiento; pasó de simple receptor a un usuario participativo, que demanda y reclama la información al momento, empleando el envío de mensajes a direcciones de cuentas electrónicas de la emisora preferida, o la mensajería de texto de los teléfonos móviles, así como el chateo con los locutores que estén al aire en el momento, o la conexión telefónica clásica.

“No es ficción es una realidad muy cercana”, asevera Zenaida. Lo cierto es que los avances tecnológicos seguirán impulsando nuevos retos en el mundo de la Radio, pero compartimos lo que dice el español Mariano Cebrián Herreros frente a los pronosticadores de muertes anunciadas y a los deslumbrados por los avances técnicos: ¡la Radio seguirá adelante! Sufrirá nuevos choques y frenos, pero se adaptará, competirá y sobrevivirá en primera fila dentro de la convergencia multimedia con sus valores específicos.

En nuestra Cuba, mientras resulta notable la ausencia de un radio en muchos de los hogares cubanos, el televisor, la computadora o los DVD, VCD, entre otros artefactos, acaparan la atención de oleadas de públicos. Pero la identidad y preferencia de otros tantos busca la señal de cualquiera de las emisoras hasta en los celulares y modernos reproductores con acceso a la Radio.

Para Angélica y Zenaida, dos mujeres radio, la Radio no pierde vigencia, ni seguidores, y su defunción es una utopía. Mientras la  inmediatez, la intimidad y el contacto directo con el oyente sean una constante, seguirá existiendo y creciendo. La Radio es el medio por excelencia para trasmitir ideas, es un escenario de pensamientos rodantes a través del éter, una pista interminable que lleva las palabras y el sonido de un punto a otro al instante sin límites de espacio.

La Radio es el más íntimo de los medios, y llega a ser muchas veces  más que la propia vivencia del ser humano, porque su pantalla es la imaginación del individuo. Albert Einstein dijo alguna vez que: «el don de la fantasía significaba para él más que su capacidad para asimilar el conocimiento».

La inmediatez anhelada no puede ser una quimera disimulada, presentada como coherencia con los principios teóricos. Debe ser el centro de nuestros reclamos para la existencia de nuestra eterna Radio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Archivos