envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

La boda de Xiomara y José Antonio: el suceso del año

Visto como una monumental estrategia mercantil-comunicativa el enlace matrimonial dejó de ser un evento privado para convertirse en plataforma de proyección de la empresa CMQ
Xiomara Fernández y José Antonio Alonso

Xiomara Fernández y José Antonio Alonso

En diciembre de 1937, la emisora CMQ Radio inauguró un concurso de talento artístico que       no solo haría época, sino que devendría en paradigma continental de este formato mediático: La Corte Suprema del Arte.

La hornada de artistas generada por este proyecto a través del tiempo, catapulto las artes escénicas y los formatos dramáticos -humorísticos en nuestros escenarios teatrales, la radio, la televisión y el cine.

Más que un espacio puntual, La Corte Suprema del Arte, devino un proyecto a largo plazo que en sus sucesivas etapas renovó sus estrategias mercantiles, artísticas, comunicativas y simbólicas para pervivir en el tiempo.

Aunque la celebración de las ceremonias de esponsales entre personalidades del arte y los medios de comunicación en las instalaciones de las radioemisoras no eran nuevas, la que hoy nos ocupa sobrepasó los limites inimaginables.

El primero de diciembre de 1940, José Antonio Alonso —el director artístico y maestro de ceremonias de La Corte Suprema del Arte— contrajo matrimonio con Xiomara Fernández, una de las jóvenes aficionadas que dos años antes había ganado en las sucesivas etapas del concurso y se había convertido de la noche a la mañana, en actriz y locutora profesional en la nómina de CMQ Radio.

Con la organización de este magno proyecto CMQ Radio no solo potenció la fidelidad de sus audiencias y patrocinadores, sino que como valor agregado renovó sus artistas y comunicadores a muy bajo costo. 

Visto como una monumental estrategia mercantil-comunicativa el enlace matrimonial dejó de ser un evento privado para convertirse en plataforma de proyección de la empresa CMQ, que congregó multitudes y conmocionó nuestra industria cultural.

Alrededor de ella, la prensa impresa estalló en sucesivas narraciones sobre sus incidencias, hasta convertirle en el suceso del año.

Algunos ejemplos

La novia no salió desde su casa hacia la iglesia, sino del edificio de CMQ Radio en Monte y Prado y lo hizo del brazo de su padrino Ángel Cambo, condueño de la emisora, cuya esposa fungió como madrina.

La ceremonia religiosa se celebró en la Santa y Metropolitana Iglesia Catedral de La Habana, donde —como distinción especial— ofició Monseñor Manuel Arteaga Betancourt (administrador eclesiástico de la Archidiócesis de La Habana).

Los testigos fueron los principales patrocinadores de La Corte Suprema del Arte y de CMQ S.A. Ellos fueron Miguel Gabriel (condueño de CMQ Radio); Domingo Menéndez (gerente de la fábrica de cigarros El Cuño); Ramón Crusellas y Ramón López Toca (presidente y vicepresidente de la jabonera Crusellas respectivamente).

A esa lista se suman Julián Lastra (gerente de Humara y Lastra, importadora de RCA Víctor en Cuba); Nicolás Sierra (gerente de la Cervecera Polar); Juan Navia (gerente de Chocolates La Estrella); Amado Gabriel (gerente de los almacenes Fin de Siglo) y José García (presidente del comercio La Filosofía).

Otros: Eduardo García, Carlos Quirch, Julio Cariti, José Ibarguenguitia, Osvaldo Farrés, M. Bascuas M de la Campa, Euleuterio Morena y Manuel Rodríguez.

La marcha nupcial fue interpretada por la Orquesta de CMQ Radio, dirigida por los maestros David Rendón y Arjona, mientras que el coro integrado por las ganadoras de La Corte Suprema del Arte fue entrenado cuidadosamente por Guillermo de Mancha, Margarita Lecuona y Zenaida Romeu González.

Maestro de ceremonias: German Pinelli.

En el altar esperaba una corte de honor integrada por jóvenes de La Corte Suprema del Arte.

Desde la iglesia y sus alrededores —colmados de multitudes—partió el cortejo hacia el Teatro Nacional, hoy Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, otrora sede de los encuentros mensuales de La Corte Suprema para la ceremonia civil, donde los novios estaban rodeados de miles de espectadores.

La pareja recibió infinitos obsequios de firmas, marcas y empresas que son detallados en nuestras publicaciones impresas.  

El piloto Juan Ríos Montenegro, descendió en el prado habanero del avión de CMQ Radio para entregar un ramo de flores a la novia, en el momento de su salida del teatro.

La trayectoria de la pareja fue seguida minuto a minuto, en tiempo real por la radio y la prensa impresa.

De esta manera, el evento privado, propulsa las acciones del proyecto, la popularidad de Xiomara Fernández y de José Antonio Alonso, así como las audiencias y patrocinadores de CMQ Radio y se inscribe en nuestra historia radiofónica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × uno =

| Newsphere por AF themes.