envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Nuestros fundadores: Sirio Soto

Remembranza de un destacado director de la TV cubana

La humildad de Sirio Juan Soto García1 no revelaba su estirpe de fundador en varias televisoras comerciales cubanas, y sus aportes a la gestación y consolidación de la televisión pública nacional.

 Desde su juventud le atrajeron el teatro y el cine, pero nunca soñó siquiera que se vincularía a ellos.

El 24 de octubre de 1950 -cuando se inaugura nuestra primera planta televisiva- las dificultades económicas le habían hecho abandonar sus estudios de Medicina y leía menciones comerciales en Radio Reloj.

A Unión Radio TV arribaron numerosos publicistas, maestros, dramaturgos, intérpretes de la música, la danza y la actuación, técnicos, cineastas, obreros y especialistas de diversas profesiones que aprendieron sobre la marcha los rudimentos del video.

Entre los fundadores carentes de conocimientos especializados afines a la televisión, estaba Sirio, quien comienza una trayectoria profesional dedicada totalmente a la televisión en nuestro Canal 4,2 el fundador.

Allí, desde el segundo semestre de 1951, Sírio fue coordinador de programas en: Estampas, Jueves de modas3 y el dramatizado unitario Fotocrimen RCA Víctor.

En 1952, sin abandonar sus funciones en Esta noche a las 9, estudió los misterios del video en los cursos de Ramiro Gómez Kemp y se entrenó como productor-director de programas televisivos, disciplinas que entonces estaban fundidas.

Desde enero de 1953, la empresa Radio TV El Mundo adquirió el Canal 4: lo dedica a la emisión de producciones fílmicas norteñas e iberoamericanas, y se apropia de su programación y personal. En consecuencia, Sirio devino fundador del Canal 2 (Telemundo) donde asumirá la producción-dirección de los más disímiles géneros de programas audiovisuales.

Comenzó con los proyectos culinarios, los noticieros y algunos paneles informativos; luego llegaron los de mayor complejidad como: En la frontera del miedo, Tríos y Teatro -donde comparte roles con Cuqui Ponce de León-.

 Hubo temporadas en las que dirigió entre ocho y nueve programas semanales. De lunes a sábado: Acuarela musical (12 m.), Los tres (12:15 p.m.), El mundo de los sueños (4:45 p.m.), La escuelita (5:30 p.m.), Telenoticias Trinidad Hermanos (7:45 p.m.)

También se encargó de: Noticieros Cristal (domingos, 8:00 p.m.), Nuestra Cuba (jueves, desde el Estudio 4, en Masón y San Miguel) y El spirit, dramatizado de suspenso difundido los domingos.

En diciembre de 1953, junto a Luís de Isaguirre y José de San Antón, dirigió desde La Habana el primer tele maratón benéfico organizado en Iberoamérica.4

Desde 1952, el Canal 6 (CMQ TV) había inaugurado La novela en televisión, primer espacio habitual dedicado al género. Entre el 15 y el 30 de noviembre de 1954, protagonizó otra primicia cuando dirigió, en La novela de las 7 – patrocinado por la jabonera Gravi- La madonna de las siete lunas5, la primera obra televisiva episódica inspirada en las novelas literarias.

Como si fuera poco, en diciembre siguiente, esta vez con la denominación de La novela de la tarde, estuvo a cargo de la primera versión televisiva de Doña Bárbara, de Rómulo Gallegos, y el dramatizado unitario Historias de amor Ponds.

Para 1955 seguía incrementando su trayectoria con los humorísticos: Los enredos de Gogo y Rita y Cucho –protagonizado por la  Montaner6; los musicales: Canciones, con Las D’ Aida, a las 7.45 p.m., y Noches y Estampas cubanas con Charles Hugo, Gina León y Orlando de la Rosa; los dramatizados  Historias de La Habana7; y otros como Los líos del Ministerio, en el Canal 2, con Gaspar Pumarejo.

En 1958, Sirio recibió propuestas de trabajo en una televisora venezolana y en WAPA TV (Puerto Rico) pero decidió permanecer en Cuba. Cuando, ese año, el Canal 4 integra la cadena de video de CMBF TV, de los Mestre Espinosa, Sirio se vuelca a él.

Al triunfo de la Revolución, en 1959, dirigió importantes sucesos mediáticos, mediante paneles informativos donde comparecían los máximos líderes del Gobierno Revolucionario y en los trascendentes discursos de Fidel Castro realizados en escenarios públicos; incluyendo el famoso anuncio de la  nacionalización de las empresas norteamericanas radicadas en Cuba.

 A mediados de 1960, dirigió Noches cubanas y sustituyo a Leandro Blanco Jr.8 en la producción y dirección de El show de Alfonso Arau.

Desde 1962, devino asesor técnico de CMBF TV Revolución y asumió la dirección general de su programación hasta su disolución.

Entre los programas políticos y culturales de los primeros años de la televisión pública que recordaba celosamente, estaban: Los EE.UU., vistos por los americanos, Universidad Popular -con dirigentes de la Revolución- y Show de shows, donde tuvieron gran éxito Vicentico Valdés y Daniel Riolobos.

Desde entonces, trabajaba para el Canal 6, planta donde dirigió múltiples géneros y formatos televisivos, como dramatizados (El cuento, historias de suspenso, comedias y teatro), musicales (Cuartetos), eventos políticos (Transmisión por control remoto de la VI Cumbre de los países No alineados y de las actividades del XI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes).

En 1976 asumió la dirección de los humorísticos: Casos y cosas de casa y Detrás de la fachada; para 1980, del teatro La casa vieja; en 1984, el humorístico Si no fuera por mamá, de Orlando de Pablo, protagonizado por  Reynaldo Miravalles y Marta del Río; en 1985, el humorístico Unos por más y otros por menos; y en 1990, el teatro El próximo tren, con Consuelo Vidal y René de la Cruz.

Inquieto – a veces ríspido y otras amable-  pero siempre incansable; cuando en los años 2000 fundamos los canales educativos, ni su jubilación impidió que les aportara sus conocimientos y experiencias. Allí lo mismo enseñó a las nuevas generaciones, que dirigió varios proyectos.

Fundador de cuatro televisoras comerciales cubanas, del Instituto de Radiodifusión (ICR) y de la televisión pública cubana, al fallecer poseía múltiples premios y condecoraciones9, pero la mayor de todas era el respeto y cariño de todos sus compañeros de la televisión.

 Referencias:

[1] Nacido en La Habana, el 5 de agosto de 1929, y fallecido en los años 2000.

2  Fue la planta más inestable de la televisión comercial cubana:

1950-1951: URTV, de Gaspar Pumarejo.

1951-1952: Televisión Nacional, de Manuel Alonso.

1953: Radio TV El Mundo, de Amadeo Barletta.

1958: CMBF TV, Cadena Nacional de los hermanos Mestre Espinosa, con recepción en el interior.

1961: CMBF TV, Revolución. Tras la intervención estatal.

3 El 24 de septiembre de 1951 recibió su carné como coordinador de programas.

4 Se difundió por el Canal 4 -desde La Habana- y el Canal 3 –de  Santa Clara; con el lema: “Por la navidad del niño pobre”.

5 Versión de Nueve lunas, de Margaret Lowry – Margercy Lawrence-.

6 Donde se mantuvo hasta 1958.

7 Hasta el 31 de diciembre de 1956.

8 Quien fue contratado por una televisora de Jalisco (México).

9  En 1979 y 1980 recibe el Premio Caracol, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, y en 1983, la Medalla Raúl Gómez García. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

diez + 4 =

| Newsphere por AF themes.