23 de mayo de 2024

envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

trova cubana

Escaso de carnes y estirado el cuerpo hasta el mismísimo cielo. Prieto, óseo y armado de guitarra, Faustino Oramas, apodado El Guayabero, recorría, en 1950 y pico, los parques y encrucijadas holguineros, como un cercanísimo trasunto de sus lejanos antecedentes, los trovadores medievales.

“A mis amigos les pido vivir toda la vida que quede ante mí”, anticipó el trovador en su canto-manifiesto de 50 años atrás. Y así han de hacerlo todos para evocar a Vicente