envivo

Editorial del Instituto Cubano de Radio y Televisión

Pumarejo era un bicho

Los historiadores de nuestros medios de difusión, cuando se refieren a Pumarejo, suelen repetir estas dos inconmensurables categorías: carisma y simpatía personal.

Estimadas amigas, amigos dilectos: tengo una sospecha.

Esa suspicacia es la siguiente: cuando a los hermanos Mestre – Goar y Abel, super empresarios de los medios de difusión por el éter en Cuba les mencionaban el apellido Pumarejo, se les revolvía la bilis.

El primer encontronazo ocurrió en 1950, cuando, tras una puja colosal, Gaspar Pumarejo logra adelantarse en la inauguración de la señal televisiva cubana —en blanco y negro— desde unos estudios improvisados en la casa de sus suegros, en la habanera intersección de Mazón y San Miguel.

Pero no le bastó con eso. Volvió a derrotar a los Mestres en cuanto a sacar al aire cubano la primera señal de televisión a color.

Pero… ¿quién fue ese personaje?

Gaspar Pumarejo Such nació, cuando transcurría 1913, en Santander, España. Niñito, con ocho años, emigra hacia Cuba, en compañía de su familia.

Aquí hizo de todo: desde dependiente en los habaneros almacenes de Humara y Lastra, hasta cantante de tangos.

Pero se tropezó con su destino: un micrófono radial.

Pasa por Radio Salas, pero su graduación estará en CMQ, cuando crea el periódico radial La Palabra, acreedor de un rating aplastante.

De paso, les sugiere a los Mestres una iniciativa, que desde 1947 hasta hoy se mantiene como una institución sin parigual en el mundo: Radio Reloj.

Los historiadores de nuestros medios de difusión, cuando se refieren a Pumarejo, suelen repetir estas dos inconmensurables categorías: carisma y simpatía personal. Yo agregaría audacia y capacidad desaforada para la iniciativa.

Después… bueno, después se metió a empresario.

Y su desempeño en tal rubro nos dejó dos hitos recordistas: el fundador en nuestro archipiélago de la tv en blanco y negro y de la tv a color.

Sí, el 19 de marzo de 1958, a las 6:00 a.m. con sede en el recién inaugurado hotel Habana Hilton sale al aire Telecolor, primera televisora de esa tecnología en el mundo, después de los Estados Unidos.

La puesta en escena consta lo mismo con la presencia de afamados artistas cubanos y norteamericanos.

Pumarejo, quien tenía alma de publicitario, en un cocktail con la prensa —llegada de muchas latitudes— asegura tener corresponsales hasta en el planeta Marte y que en su canal las noticias más calientes se darán a conocer a dos horas de ocurrido el hecho que relatan. Que sus laboratorios fílmicos trabajan las 24 horas del día, siempre en colores.

Comadres y compadres: comencé esas líneas expresando una sospecha mía. Pero las finalizaré con una evidencia.

Pumarejo, según la florida habla de nosotros los cubanos, fue un bicho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte − dos =

| Newsphere por AF themes.